lunes, 29 de noviembre de 2010

Guanajuato: Caen 15 secuestradores; gente de "Los Zetas"

                            
La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó de la detención de 15 presuntos colaboradores de 'los Zetas', que en esta entidad cometieron por lo menos siete secuestros y varios homicidios.

Entre los detenidos está un ex militar de élite, un ex elemento de la Policía Federal y un ex policía municipal de Coahuila; el primero de ellos se encargaba de adiestrar a los integrantes de la banda, según informó el procurador General de Justicia, Carlos Zamarripa Aguirre.

El fiscal del estado informó que en primera instancia fueron atrapados ocho secuestradores, como seguimiento a la investigación de un plagio de un agricultor de Valle de Santiago.

Esta célula operaba en los municipios de Valle de Santiago, Cortázar, Salamanca y Celaya y se extendía a los estados de Querétaro, Hidalgo y Puebla.

El agricultor, cuya identidad se mantiene bajo reserva, fue privado de su libertad el 9 de noviembre, luego de que dos mujeres integrantes del grupo criminal lo invitaron a tomarse unas cervezas a un paraje conocido como Los Ocalos.

Integrantes de la banda lo trasladaron a una casa de seguridad en Salamanca, de donde llamaron a la familia para exigir una considerable suma de dinero a cambio de la libertad de la víctima, indicó el procurador. Sin embargo, por los somníferos suministrados, la víctima murió.

A pesar de haber privado de la vida a su víctima, continuaron negociando el rescate con los familiares y se acordó la entrega del dinero en el estado de Puebla, el día 26 de noviembre.

Elementos de la Unidad Especializada en el Combate al Secuestro y el Grupo Especial de Reacción e Intervención capturaron al sujeto que acudió a cobrar el dinero.

El presunto delincuente dijo llamarse Omar Israel Romero Sánchez, quien laboró en la Policía Federal, y al ser detenido proporcionó toda la información relativa al secuestro del agricultor.

Señaló a quienes eran los demás integrantes de la célula delictiva, así como los inmuebles y los vehículos que utilizaban para cometer sus delitos.

Esto llevó a la detención de siete integrantes del grupo, quienes señalaron haber participado en por lo menos otros cuatro secuestros, en tres de los cuales también privaron de la vida a sus víctimas.

Más detalles

Un policía federal y un ex militar de grupos de elite fueron detenidos junto con otras 13 personas que se dedicaban al secuestro y aparentemente trabajaban para la organización delictiva de "Los Zetas".

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Guanajuato dio a conocer la desintegración de una peligrosa célula delictiva del grupo criminal de "Los Zetas".

El grupo delictivo, que por lo menos había participado en seis secuestros en cuatro municipios de Guanajuato: Valle de Santiago, Cortazar, Salamanca y Celaya, deshacía a sus víctimas de secuestro en ácido.

Tal es el caso de su secuestro más reciente, un empresario agricultor de Valle de Santiago. A la víctima, dos mujeres le colocaron somníferos en una cerveza y así pudieron llevarlo sin problema a una casa de seguridad en Salamanca.

Sin embargo el empresario se murió por la dosis de medicamento que le dieron y a su cuerpo le prendieron fuego en un paraje de Cortazar, además trataron de ocultarlo con piedras, tierra y cal.

Pese a la muerte de su víctima, los secuestradores continuaron las negociaciones con la familia del agricultor y así se acordó un pago en Puebla, mismo que intentó cobrar Omar Israel Romero Sánchez, un policía Federal inactivo que al parecer tenía un permiso.

Durante el cobro de este pago se logró la detención de Romero Sánchez y enseguida de la detención fueron capturados otros siete "zetas" con armas y uniformes tácticos en una casa de seguridad en Salamanca.

En el domicilio las autoridades también encontraron videos de sus víctimas que utilizaban para presionar a sus familiares a que pagaran más rápido.

También se confirmó el hallazgo de una fosa con un tambo en donde depositaron a uno de los secuestrados y lo deshicieron en ácido.

Otra célula de 7 personas del mismo grupo criminal y que estaba en contacto con los otros 8 ya detenidos, fue detenido dos días después, en Celaya.

En total la procuraduría estatal aseguró ocho inmuebles en los distintos municipios de Guanajuato, en que operaban las dos células delictivas. También les fueron asegurados tres vehículos y armas de alto poder.

Diluían a las víctimas en ácido

La Procuraduría General de Justicia de Guanajuato desarticuló dos células de Los Zetas y detuvo a 15 de sus integrantes, quienes tenían como método diluir a sus víctimas en ácido.

El titular de la dependencia, Carlos Zamarripa Aguirre, informó que una de las bandas era encabezada por Omar Israel Romero Sánchez, integrante de la Policía Federal con licencia, mientras un ex militar de élite era encargado de adiestrar a los criminales.

En conferencia de prensa conjunta con el delegado de PGR, Martín Levario Reyes, y el titular de la SSP de Guanajuato, Miguel Pizarro, el procurador señaló que ambos grupos se dedicaban al secuestro y se les responsabiliza de al menos cuatro homicidios de las víctimas.

Zamarripa explicó que primero se detuvo a ocho personas que operaban en Valle de Santiago, Cortázar, Salamanca y Celaya, aunque sus actividades criminales se extendían también a Querétaro Hidalgo y Puebla.

La identificación y desmantelamiento de estas células de Los Zetas comenzó con la detención de Omar Israel Romero Sánchez, policía federal con licencia, cuando trató de cobrar el rescate de un agricultor de Valle de Santiago.

De acuerdo con declaraciones posteriores de los detenidos, a la hora de cobrar el rescate la víctima estaba muerta y enterrada en un cerro de Cortázar, donde los criminales quisieron deshacerse del cuerpo quemándolo, aunque luego quisieron sepultarlo.

A partir de la aprehensión del agente federal se logró ubicar y detener a siete cómplices más de la misma célula delictiva, quienes reconocieron haber participado en cuatro secuestros y tres homicidios de las víctimas.

Entre los aprehendidos están también Hugo Ocampo Ortiz, El Gafe, ex militar y encargado de adiestramiento del grupo, y Cristo Herbey de la Cerda Hernández, El Nano, quien en algún momento laboró como agente preventivo en la policía de Coahuila.

El segundo grupo ligado a Los Zetas, conformado por siete personas, fue detenido días después; se dedicaba al secuestro, la extorsión y la venta de droga en Celaya. A esta célula se le vincula con dos secuestros y un homicidio.

Fue descubierto cuando uno de los integrantes utilizó la tarjeta de crédito de una víctima para pagar combustible en una gasolinera.

Según el procurador estatal, Carlos Zamarripa, quien fue el único que habló en la conferencia de prensa, ambos grupos estaban interrelacionados, pero hacían trabajos por separado.

En estas acciones la procuraduría cateó ocho inmuebles utilizados como casas de seguridad y decomisó igual número de vehículos, tres granadas, armas y cartuchos.

Los detenidos fueron identificados como María Guadalupe Morales, La Lupe; Onofre Gómez Flores,El Azucarado; Omar Israel Romero Sánchez, El Flaco; Francisco Javier Méndez, El Paco o El Jotito; Federico Aguilar Lara, El Pancho; Antonio Jiménez Jasso, Don Toño; Margarita García Reyes, La Mago; Alberto Iván Escandón; Arturo Alfaro González; Juan Carlos Diego Martínez, El Chaparro; Ulises Valdez Chávez, El Chino; Uriel Zapata Picasso, El Dóker, y Liliana Quezada Espinoza, La Lily.

Pago del rescate

El agricultor por el cual los criminales pedían rescate fue sedado por dos mujeres de la organización delictiva, quienes le colocaron somníferos en una cerveza y así pudieron llevarlo a una casa de seguridad de Salamanca.

Sin embargo, el empresario murió por la dosis de medicamento que le suministraron. Al cuerpo le prendieron fuego en un cerro de Cortázar y trataron de ocultarlo con piedras, tierra y cal.

Los plagiarios continuaron las negociaciones con la familia del agricultor, pese a que ya no estaba vivo. El pago lo realizarían los parientes en Puebla. El encargado de cobrarlo era Omar Israel Romero Sánchez, el agente federal, quien fue detenido en ese momento.

Enseguida fueron capturados otros siete zetas en una casa de seguridad de Salamanca. En ese domicilio las autoridades hallaron videos de las víctimas utilizados para presionar a los familiares a pagar los rescates.

En ese lugar se halló una fosa y un tambo, donde los criminales depositaron un cuerpo para luego deshacerlo en ácido.

(Con información de Excelsior y Milenio)

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado