miércoles, 12 de enero de 2011

Jalisco: Jornada de 9 asesinados; 2 niñas, entre ellos

En menos de 24 horas, nueve personas perdieron la vida en hechos relacionados con el crimen organizado, lamentablemente dos menores de edad, totalmente ajenas a los hechos, fallecieron.

El primero de los casos ocurrió en el municipio de Ocotlán, justo en la Zona Centro de aquella localidad.
Fue en el cruce de las calles Galeana y Juárez, donde fue ejecutado Héctor Zúñiga Urquieta, de 42 años de edad, quien recibió por lo menos 30 impactos de bala. En el lugar fue identificado por una de sus hermanas.

En la escena del crimen fueron asegurados 33 cascajos de bala del calibre 7.62, utilizados para “cuernos de chivo”.
Tras el ataque, los agresores huyeron a bordo de una camioneta tipo Toyota.

El segundo hecho se registró en la población de La Tijera, en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, justo en los cruces de Camino a La Tijera y la Carretera libre a Morelia.

En ese sitio fue ejecutado Ramón Acosta Gutiérrez, de 49 años de edad, cuando viajaba a bordo de una lujosa camioneta de la marca Mitsubishi, de modelo reciente con matrícula de circulación 575–UTR, del Distrito Federal, de la cual perdió el control tras el ataque y se fue a impactar contra un alambrado.

Peritos forenses recogieron del lugar, al menos medio centenar de cascajos de bala de los calibres .40, .9 milímetros, .223 y 7.62, éstos últimos dos pertenecientes a fusiles de asalto tipos AR–15 y AK–47, respectivamente.
El tercer hecho ocurrió en Chapala, en los límites con el municipio de Poncitlán, donde fueron hallados los cuerpos de dos hombres.

El hallazgo ocurrió sobre la brecha que conduce hacia la presa La Corona, en la localidad de La Piedrera, en el municipio de Chapala, a la altura del kilómetro 16 de la carretera Santa Rosa–La Barca.

En ese sitio fueron hallados los cadáveres de dos hombres, quienes tenían aspecto de campesinos, ya que vestían pantalones de mezclilla, camisas a cuadros y huaraches. Hasta el momento no han sido identificados.

Casi de manera simultánea, el cuerpo de una mujer fue encontrado en el municipio de Zapopan, sobre la carretera Guadalajara–Saltillo, a la altura del kilómetro 21. Ahí fue descubierto el cadáver de una mujer de aproximadamente 33 años de edad; presentaba un impacto de proyectil de arma de fuego en la cabeza y otro más en un brazo.

Fueron pobladores de la zona quienes realizaron el hallazgo y dieron parte a la Policía Municipal de Zapopan.
En la escena del crimen, peritos forenses aseguraron dos cascajos de bala del calibre 7.62, perteneciente a rifles de asalto tipo AK–47, de los conocidos como “cuernos de chivo”.

Entre las pertenencias de la víctima no se encontró documento alguno que pudiera corroborar su identidad.
El penúltimo evento del día ocurrió en calles de la colonia Del Fresno, en el municipio de Guadalajara, ahí murieron dos niñas ajenas al ataque y tres persona más resultaron lesionadas; el objetivo de la balacera era matar a un líder de presuntos narcomenudistas de la zona, sin embargo, no lo lograron.

La refriega ocurrió en el cruce de las calles Encino y Fresno.

Ahí perecieron dos hermanitas de 8 y 12 años de edad, cuando se encontraban al interior de una tienda de abarrotes, cuando un trío de sujetos fuertemente armado irrumpió en el lugar para tratar de ejecutar a un presunto líder de narcomenudistas de la zona, quien únicamente dijo llamarse Gustavo y contar con 25 años, recibió lesiones en brazos, piernas y abdomen; además de él resultaron con lesiones un hombre de 40 años de edad, que fue enviado grave al Antiguo Hospital Civil, una joven de 18 años de edad, de nombre Karla Yaneth, y otro adolescente de 17 años, de nombre Luis Javier González Suárez.

En la escena del ataque fueron localizados 46 casquillos de los calibres .9 milímetros y .45.
De acuerdo con las primeras investigaciones, los agresores pretendían ejecutar al joven identificado como Gustavo, por motivos relacionados con el narcomenudeo.

Los cuerpos de las niñas fallecidas fueron enviados a la morgue de la ciudad para realizarles la autopsia de ley correspondiente, en espera de que sean reclamados por sus familiares.

El último hecho se registró en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, donde un ganadero que acudió a un local de venta de remolques fue ejecutado de al menos 11 balazos.

La agresión ocurrió sobre la carretera libre Guadalajara–Morelia, a la altura del kilómetro 35, cuando la víctima, identificada con el nombre de Walter Eduardo Mendoza Cisneros, de 44 años, acudió a dicho local.

De acuerdo con lo informado por testigos, cuando la víctima había descendido su vehículo llegaron dos hombres a bordo de un auto compacto de color rojo y le dispararon a una corta distancia, por lo que la víctima falleció de manera instantánea.



(Con información de El Informador.com.mx)

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado