martes, 21 de febrero de 2012

Guerrero: Judiciales ejecutados en Chilpancingo (Video)

Cuando salían de las instalaciones de la Procuraduría de Justicia en Chilpancingo, dos policías ministeriales que fungían como escoltas fueron acribillados con disparos de AR-15 y AK-47, quedando su vehículo a unos 200 metros de las instalaciones de la Procuraduría.
De acuerdo con los primeros reportes, los dos ministeriales eran escoltas del subprocurador César de los Santos; salieron  aproximadamente a las 6:30 de la mañana con rumbo al centro de la ciudad y, al tomar el Boulevard Vicente Guerrero, fueron agredidos por hombres armados.
Los policías intentaron regresar a las instalaciones de la Procuraduría y se dirigieron hacia el retorno, pero fueron alcanzados y recibieron nuevas ráfagas de AK-47 y AR-15.
El conductor, gravemente herido, perdió el control del vehículo y se salió del Boulevard para irse a impactar contra un muro de contención del río Huacapan.
En el lugar murieron los dos policías por los impactos de bala.
Ante estos hechos, se activó la alarma y al lugar se presentaron integrantes de todos los cuerpos de seguridad, incluyendo al Ejército Mexicano, quienes rodearon el área e implementaron un operativo para localizar a los agresores.
En el lugar, que es parte de la carretera México- Acapulco, en las orillas de Chilpancingo, quedaron casquillos percutidos de AR-15 y de AK-47.
Más detalles
Hoy alrededor de las 6 de la mañana en esta capital fueron ejecutados a balazos dos policías ministeriales, presuntos integrantes de la delincuencia organizada, que les dispararon cuando viajaban en un vehículo compacto rumbo a las instalaciones de la Procuraduría General Justicia del estado.

Una de las víctimas de nombre Osiris Pérez López, era escolta del subprocurador, César Mendoza de los Santos, de la otra persona se desconoce el nombre.

Estas víctimas se suman a las cinco personas ejecutadas ayer en Acapulco y a otras nueve asesinadas el domingo pasado en distintos municipios de la entidad.

En resumen
Dos elementos de la Policía Investigadora Ministerial (PIM) fueron asesinados a balazos a pocos metros del edificio que alberga las nuevas instalaciones de la Procuraduría General de Justicia (PGJ).
La agresión armada se registró alrededor de las 06:30 de la mañana del martes, cuando los elementos circulaban a bordo de un automóvil oficial tipo Sentra y color blanco, de modelo reciente.
Uno de los caídos fue Osiris Pérez López, de 42 años, quien formaba parte de la escolta del director de Averiguaciones Previas de la PGJ, Marciano Peñaloza.
La otra víctima es un joven académico que ingresó en la etapa en que Alberto López Rosas fungió como procurador de justicia. Todavía no alcanzaba el carácter de elemento en activo.
La primera versión que se tiene, es que alrededor de las 06:30 horas, los policías bajaban del sector oriente de la ciudad, perseguidos por un grupo de pistoleros que intentaban cerrarles el paso.
Antes de tomar las vialidades del río Huacapa -cerca de la zona en que se desarrolló el desalojo de estudiantes de la Normal de Ayotzinapa- la unidad perdió un neumático que golpeó un taxi del servicio público.
Ingresaron a las vialidades del Huacapa en el carril sur norte, avistaron la entrada principal de la PGJ y trataron de llegar para recibir el apoyo correspondiente.
Estaban aproximadamente a cien metros del edificio que alberga las instalaciones de la fiscalía, pero por las condiciones del vehículo fueron alcanzados por sus agresores, que al tenerlos a tiro los acribillaron.
La muestra de que los elementos intentaron ponerse a salvo, quedó en el muro de contención del río Huacapa, que sufrió la pérdida de un fragmento al recibir el impacto de la unidad, ahí también quedó tirada la facia del coche.
El elemento activo y el académico quedaron muertos en el lugar, en donde peritos de la PGJ recogieron alrededor de cien cascajos de proyectiles de diferente calibre.
A 100 metros… los refuerzos no llegaron
El levantamiento de los cuerpos se prolongó hasta después de las 08:30 de la mañana, una de los peritos que acudió a realizar la diligencia entró en shock, pues identificó a Osiris Pérez López como su esposo.
El hecho movilizó a personal del Ejército Nacional, elementos de la Policía Federal, a la Policía Preventiva Estatal (PPE) y elementos de la corporación agraviada, la Investigadora Ministerial (PIM).

(Con información de Excelsior, La Jornada en Línea y Milenio.com)

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado