jueves, 2 de agosto de 2012

Coahuila: Se ahoga niño de 3 años en alberca, en Saltillo

Tragedia en Saltillo; muere menor ahogado
Impotencia y dolor fue lo que la familia Bernal Gutiérrez experimentó ayer por la tarde, cuando su placentera estadía en un parque acuático se tornó trágica debido a que su pequeño hijo de 3 años perdió la vida ahogado en el balneario en que se divertían.

Los hechos sucedieron a las 15:15 horas en el complejo acuático El Molino ubicado en la Aurora, cuando el pequeño Edwin Ismael fue encontrado por un par de turistas flotando en la alberca en que supuestamente se encontraba bajo el resguardo de sus padres Margarita Gutiérrez Álvarez e Ismael Bernal, así como de un salvavidas, quien según fuentes ministeriales no pudo hacer nada por el menor ya que no contaba con capacitación en primeros auxilios y resucitación.

Según las primeras indagatorias, el menor se encontraba en la piscina que claramente ostentaba un letrero de advertencia en que se hacía notar que los menores de 12 años sólo podrían estar en esa área acompañados de sus padres o de un adulto; ahí se divertía en compañía de sus padres.

Presuntamente el salvavidas de la alberca pidió a Margarita Gutiérrez que no se sumergiera en el agua ya que portaba ropa no apta para el lugar, hecho al cual la mujer atendió no sin antes objetar la amonestación.

Unos segundos bastaron

Es ese momento en que la mujer era escoltada por el guardavidas para que realizara su adecuación que unos turistas se percataron de que el cuerpo de Edwin yacía en el fondo del estanque, el cual mide 1.60 metros de profundidad.

La fuente reveló que el padre del menor y el salvavidas recibieron el cuerpo, siendo éste el momento en que Ismael Bernal, padre del menor, pidió al salvavidas de la alberca que hiciera algo por su pequeño.

Tras revelar que el salvavidas no contaba con capacitación y entrenamiento para reanimación o rescate, una ambulancia particular fue solicitada, pero los socorristas nada pudieron hacer ya que Edwin había fallecido.

Elementos de Protección Civil municipal y del Cuarto Grupo de Homicidios de la Procuraduría General de Justicia arribaron al lugar. Asimismo, los agentes de Servicios Periciales comenzaron la labor de desenredar los dimes y diretes que tanto padres del menor como del personal del lugar se decían, esto para saber quién era el responsable de la muerte del niño.

Una primera línea de investigación señalaba que el niño se encontraba con su madre, quien portaba ropa no apta para el lugar, siendo retirada de la alberca donde el menor fue dejado unos segundos sin la respectiva supervisión del adulto.

Otra línea sugiere que Edwin estaba acompañando a su padre mientras éste nadaba y que el menor tragó agua broncoaspirándose, aunado a que aparentemente el niño había comido mucho alimento.

Por otra parte, el directivo de Protección Civil municipal, Alberto de la Rosa, comentó que los agentes del Ministerio Público se encuentran realizando las diligencias pertinentes y que aún desconoce si el sitio sería clausurado, ya que no ha recibido orden alguna para proceder, tiempo durante el cual se desahogarán las respectivas pruebas. Asimismo, el titular señaló que es el primer caso de una persona ahogada en esta temporada vacacional.

Asimismo, los elementos de socorro que valoraron al menor señalaron que pudo haber contribuido el bolo alimenticio que tenía el niño para que se ahogara.

El cuerpo sin vida de Edwin Ismael fue trasladado a las instalaciones del Semefo, donde se le practicó la necropsia correspondiente. Asimismo, el agente del Ministerio Público ordenó al salvavidas del lugar que rindiera su declaración ante la autoridad.



Lo dejaron morir: MP


Según los informes ministeriales, el pequeño Edwin Ismael, de 3 años, quien perdió la vida ayer ahogado en una alberca de La Aurora, aún respiraba cuando fue sacado del agua.

Sin embargo los paramédicos que acudieron a su rescate nada pudieron hacer para salvarle la vida, ya que el uso del desfibrilador fue imposible debido a que el menor acababa de ingerir alimentos.

De esta manera, la responsabilidad por la muerte del menor recayó en la madre, quien lo dejó unos minutos a la orilla de la alberca por ir a buscar un lugar para tomarse una fotografía.

En tanto que el establecimiento denominado El Molino quedó libre de toda culpa, debido a Protección Civil avaló la preparación de los salvavidas que laboran en el lugar.

Los hechos ocurrieron el miércoles, cuando Margarita Gutiérrez Álvarez, madre del menor, se olvidó de su hijo, dejándolo a orillas de la alberca para acudir con el resto de sus familiares a buscar un sitio para la fotografía del recuerdo.

Ante el abandono, el pequeño Edwin caminó por la orilla de la alberca y desafortunadamente un mal paso lo envío al fondo, pasaron pocos minutos y la madre de familia se percató de la ausencia de su pequeño, por lo que pidió a los encargados realizar la búsqueda, misma que se inició en otros sectores del balneario.

Cinco minutos más tarde, uno de los visitantes se percató de que el pequeño estaba en el fondo de la alberca, de donde fue sacado de inmediato; Edwin aún presentaba signos vitales, por lo que el salvavidas inició de inmediato labores de reanimación.

“Si el menor no hubiera ingerido alimentos estaría vivo, porque los paramédicos no pudieron usar el desfibrilador; en sí fue el descuido de la madre, (en ella) recae la responsabilidad”, informó una fuente del Cuarto Grupo de Homicidios de la Procuraduría General de Justicia del Estado.

(Con información de Zócalo Saltillo)

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado