jueves, 6 de septiembre de 2012

Guerrero: Hijo de supuesto narco coordinará fracción del PRD


El diputado local electo del PRD, Bernardo Ortega Jiménez, hijo de Celso Ortega Rosas, "La Ardilla", detenido por agentes federales por encabezar un presunto grupo de narcotraficantes y tiempo después ejecutado, será el coordinador de la fracción perredista en el Congreso estatal.
Ortega Jiménez, ex alcalde de su natal Quechultenango y miembro de la corriente Nueva Izquierda (NI), se impuso con 15 votos a Víctor Aguirre Alcaide, ex subsecretario para asuntos Políticos con el gobernador Ángel Aguirre Rivero.
Los 25 diputados electos del PRD en la entidad se congregaron en un salón al sur de esta capital, junto con miembros de la dirigencia estatal y el presidente nacional de este partido, Jesús Zambrano, para definir al coordinador de la fracción parlamentaria de la 60 Legislatura, quien habrá de asumir el cargo el próximo jueves 13.
De acuerdo con fuentes oficiales del PRD, el gobernador Aguirre ya había convencido a los principales líderes de las corrientes perredistas para que apoyaran a su alfil, el diputado local electo Víctor Aguirre Alcaide.
No obstante, el diputado local electo por la vía plurinominal, David Jiménez Rumbo, ex secretario de Desarrollo Social del gobierno aguirrista y discípulo de Armando Chavarría –asesinado en 2009 cuando se desempeñaba como coordinador del Congreso local–, decidió de última hora declinar por la propuesta de NI y entonces la coordinación de la fracción se definió mediante votación directa.
De esta forma, el bloque conformado por Jiménez Rumbo y NI se impuso al grupo de diputados electos afines al gobernador Aguirre, entre los que se encuentra el hijo del mandatario estatal.
El recién designado coordinador de la próxima fracción parlamentaria del PRD en la entidad lanzó un llamado al grupo del gobernador Aguirre, al rechazar los “avasallamientos”, y dijo que no será “sumiso” frente a los representantes de los poderes Ejecutivo y Judicial.
En su discurso, Ortega Jiménez consideró necesario equilibrar los poderes en la entidad y advirtió que los diputados perredistas van a disentir del Ejecutivo, “cuando sea necesario”.
Ortega Jiménez forma parte de una familia acusada por autoridades federales y estatales de estar vinculada a una estructura delincuencial que opera en el municipio de Quechultenango, ubicado en la región centro de la entidad.
El 22 de diciembre de 2008, policías federales detuvieron a Celso Ortega, "La Ardilla", y al ex policía municipal, Ubaldo Nava, en el poblado de Tlanicuilulco, y ambos fueron acusados del secuestro y homicidio de dos agentes federales, quienes realizaban acciones encubiertas sobre narcotráfico en la zona centro de la entidad, y cuyos cuerpos fueron encontrados ejecutados y calcinados en agosto de 2007, destacó entonces la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal.
En ese tiempo, el entonces secretario de Seguridad Pública estatal, el general Heriberto Salinas Altés, destacó que en el municipio de Quechultenango operaba “un minicartelito llamado Los Ardillos”, y que su centro de operaciones estaba en el poblado de Tlanicuilulco.
Posteriormente, el 26 de enero de 2011, fue asesinado a tiros el padre del ahora diputado local electo perredista.
El ataque se registró durante la tarde en el poblado de Tlanicuilulco, cuando Celso Ortega, de 65 años, se encontraba afuera de su domicilio y fue interceptado por un comando que viajaba en una camioneta.
Ortega Rosas, "La Ardilla", recibió al menos cinco disparos en diferentes partes del cuerpo, pero no murió en el lugar de la agresión, sino en un hospital privado de esta capital, donde fue trasladado por sus familiares para intentar salvarle la vida, indica un reporte de la SSP estatal.
En ese entonces, ninguna autoridad explicó la situación legal de Celso Ortega, quien había sido detenido y encarcelado acusado de homicidio y delincuencia organizada.
(Con información de Proceso.com.mx)

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado