miércoles, 13 de marzo de 2013

Chihuahua: Otro caso de abuso militar


Un caso de abuso militar fue denunciado ante la oficina del Departamento de Averiguaciones Previas (DAP) y la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), por parte de un matrimonio que vive en el fraccionamiento Los Naranjos al Sur de esta ciudad, quienes fueron brutalmente golpeados la noche del pasado sábado por presuntos elementos de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) acompañados de prostitutas y quienes al pensar que ambas víctimas habían fallecido a consecuencia de las heridas y golpes propinados, huyeron sin poder ser detenidos por las autoridades policiacas.
A decir de las víctimas, quienes sufrieron múltiples lesiones y heridas de consideración, y los propios vecinos del sector, el ataque se produjo luego de que los elementos militares desde hace dos años se dedican constantemente a escandalizar y hacer fiestas en el exterior del domicilio marcado con el número 7613 de la calle Fortín, a las cuales acuden meretrices, y para lo cual utilizan sistemas de sonido para poner música a todo volumen hasta altas horas de la madrugada.
Uno de los presuntos responsables fue identificado como “Luis” y otro con el apellido Orozco, ambos elementos de la Fuerza Aérea, el segundo apodado “El Tigre”.

La agresión

Las víctimas identificadas como Gabriela Romero Meléndez de 26 años de edad y su esposo Jorge Esteban Orpineda de 32, quienes viven a una casa de distancia del citado domicilio, narraron ayer a El Diario que el pasado sábado como a las once de la noche cuando regresaban de comprar mandado de un centro comercial y caminaban rumbo a su casa, el grupo de militares y prostitutas compuesto por alrededor de 15 personas, estaban ingiriendo bebidas alcohólicas y entonces comenzaron a insultarlos en reclamo por las veces anteriores en que los vecinos del sector le llamaron a la policía para que les llamaran la atención en el sentido de que disminuyeran el volumen, para luego proceder a agredirlos físicamente sin misericordia.
“Vámonos, vámonos, ya los matamos (sic)”, dijeron cuando terminaron de golpearnos y nos dejaron tirados a mi esposo y a mí pensando que estábamos muertos”, narró la señora Gabriela Romero, madre de dos hijos de 9 y 7 años, visiblemente lesionada y con fracturas en su cara, cráneo, brazos y piernas.
Según la denuncia penal interpuesta, el grupo de agresores, militares y meretrices, se dividieron para lesionarlos tumultuariamente, donde uno de los supuestos militares identificado como “Luis” utilizó un machete para provocarles diversas heridas en el rostro, cabeza, manos y cráneo, asimismo las prostitutas utilizaron una piedra con la cual atacaron y lesionaron gravemente a la mujer.

Los vecinos denunciaron a este medio de comunicación, que los militares los amenazaron este pasado fin de semana para que no dijeran nada a las autoridades, y constantemente bajo los influjos del alcohol así como de drogas hacen desmanes en plena calle, disparan armas de fuego y retan incluso a los policías municipales, quienes en algunas ocasiones han ido al citado domicilio por las quejas de los vecinos; sin embargo, los presuntos militares se esconden en el interior del domicilio (que rentan) y desde adentro retan a los uniformados gritando “somos de la Fuerza Aérea, entren cabrones a ver si pueden”, reveló indignado uno de los vecinos, quien pidió se omitiera su nombre.

Los afectados interpusieron la denuncia correspondiente el pasado domingo contra los militares y quedó asentada con el número de averiguación (3776/13) en la Unidad Especializada de Delitos contra la Integridad Física de la Fiscalía Zona Centro.
Ayer por la tarde, a las 13:30 horas, la señora Gabriela Romero notablemente lastimada acudió a las instalaciones de la CEDH de la avenida Zarco acompañada de uno de sus hijos a interponer la queja correspondiente, toda vez que a pesar de que el suceso fue notificado a las autoridades castrenses la misma noche del sábado por la Policía Municipal, el Ministerio Público Militar hasta ayer no se paraba en el lugar para levantar evidencias, y en donde se pudo constatar la existencia de grandes manchas de sangre en el domicilio rentado por los militares, asimismo la piedra que utilizaron para agredir en la cabeza a la mujer.
El esposo de la señora Gabriera Romero, quien es empleado de una empresa automotriz, hasta antes del cierre de esta edición permanecía internado en estado delicado en el hospital Morelos del Seguro Social, de donde es derechohabiente.

Durante la salvaje agresión el matrimonio afectado sufrió el robo además de mil pesos en efectivo y de sus teléfonos celulares, quedando casi muertos sobre la calle Fortín frente a los números 7613 y 7617, hasta donde minutos después llegaron policías preventivos, quienes creyendo que estaban muertos ante la sangrienta escena, colocaron cobijas encima de los mismos, para luego recibir los primeros auxilios por parte de paramédicos y ser trasladados al hospital.
Consternada, la mujer narró a El Diario: “Yo me dedico al hogar, jamás en mi vida había sufrido algo así, casi nos matan, se supone que ellos (militares) están para proteger a los ciudadanos, no para hacer lo que hicieron”.
Mi esposo les dijo que se calmaran, y no quisieron, lo agarraron a él y Orozco dijo a los otros que sacaran la fusca, yo intenté ayudar a mi esposo y me agarraron las prostitutas, me golpearon, me robaron mi dinero y mi celular, después ellos, Luis y Orozco junto con otros cuatro más me agarraron y me golpearon todos, con una piedra me dieron en la cabeza, me quebraron estos dos dedos (mano derecha) y el tobillo.
Es muy frecuente que agarran hasta dos o tres días tome y tome, y con las mujeres bailando en la calle, hasta se desnudan y nadie hace algo. No es justo, aquí estamos todos cansados de esto, y ellos, Luis y Orozco dicen con todo el descaro del mundo, “a mí no me pueden decir nada, soy de la Fuerza Aérea”.
(Con información de El Diario de Chihuahua.mx)

Lo más leído y comentado