martes, 12 de marzo de 2013

Jalisco: Investigan muerte de niño por bullying


La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) inició dos quejas por la muerte de un niño de siete años, presunta víctima de bullying en el municipio de Unión de San Antonio, en la zona de Los Altos de Jalisco.
El director de quejas del organismo, Arturo Jiménez, informó que ambas quejas buscan proteger a la familia.
"Verificamos las necesidades de la familia, de los padres. Nos cersioramos de que el IMSS cubriera con los gastos funerario. Esperamos que la familia nos aporte más información", indicó.
Arturo Jiménez advirtió que la primera queja fue abierta de oficio contra la Dirección de la escuela primaria Valentín Gómez Farías, en la comunidad de Encinillas, en la que estudiaban el menor fallecido y el presunto causante de 13 años.
La segunda fue presentada por la Fundación Nacional de Niños Robados y Desaparecidos en favor de la familia del menor y contra el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por presuntas omisiones en la atención médica hacia el menor.
El funcionario de la CEDHJ informó que la Tercera Visitaduría sigue la queja de oficio, mientras que la segunda será turnada a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), por tratarse de una instancia federal.
El pasado nueve de marzo, Jonathan "N", de siete años, murió en el hospital pediátrico del IMSS en Guadalajara, por complicaciones derivadas presuntamente por el hundimiento de su cabeza en un retrete de la escuela en la que estudiaba, provocado al parecer por un alumno de 13 años.
El caso fue denunciado por el padre de la víctima ante la Fiscalía Central de Jalisco, que inició la averiguación previa 43/2013.
Agentes de la delegación Altos Norte de la dependencia, reportaron que al menos dos maestras, la directora de la escuela y los padres de familia de cinco alumnos, ya rindieron su declaración sobre los hechos.
Sin revelar avances en las indagatorias, policías investigadores señalaron que familiares del niño acusado, acudieron ante la agencia del Ministerio Público para denunciar que el menor ha sido humillado públicamente como asesino, y que desconocidos han apedreado su casa en varias ocasiones.
Despedida
Vecinos de Unión de San Antonio vivieron la triste despedida de Jonathan, un niño de siete años de edad que murió el sábado pasado, al parecer como víctima de un prolongado acoso escolar, o “bullying”, provocado por uno de sus compañeros de primaria, un niño de 10 años.

Jonathan falleció camino al Centro Médico de Occidente del IMSS, en Guadalajara, a causa de una infección en los pulmones. De acuerdo con los datos conocidos hasta ahora, fue víctima de abusos por parte de un compañero en la primaria Valentín Gómez Farías, ubicada en la delegación de Tlacuitapa; el niño vivía en la comunidad de Encinillas y debía recorrer dos kilómetros de brecha y cinco de una carretera estatal para llegar a su escuela.

Los familiares de Jonathan recuerdan al niño, como un niño alegre. Este fin de semana lo velaron en su casa, en presencia de todos sus parientes y de algunos amigos y compañeros de escuela.

Agredido en los baños

De acuerdo con los hechos, la mamá había acudido a una junta en la escuela luego de que, supuestamente, en el más reciente de los ataques, el niño fue sumergido en uno de los escusados del baño por el agresor. Los datos conocidos señalan que el niño de 10 años acusado solía golpear y robarle dinero a Jonathan.

La señora comenzó a llevarlo al médico porque lo notó enfermo; primero fue al Centro Médico de Lagos de Moreno, donde le detectaron la infección avanzada. Entonces se decidió que había que llevarlo a Guadalajara, para ser atendido en el Centro Médico de Occidente, pero, durante su traslado, el pequeño sufrió tres paros cardiorrespiratorios y perdió la vida.

Los padres exigieron justicia a la Fiscalía General del Estado, pues aseguran que el pequeño fue víctima de “bullying” y que la primaria debe mejorar la vigilancia sobre los niños, pues, según han afirmado, las agresiones contra el pequeño debieron haberse extendido a lo largo de varias semanas.

De acuerdo con especialistas, los casos de “bullying” suelen incluir intimidación contra la víctima además de las agresiones físicas; como consecuencia, el afectado guarda silencio incluso en su hogar y las agresiones se prolongan.

Sin embargo, en Lagos de Moreno, el agente del Ministerio Público explicó que no iniciaría una averiguación previa, ya que el niño no presentaba huellas de violencia; esto orilló a los padres a interponer una denuncia penal.

Los padres trabajan en una granja porcina y entre los dos ganan poco más de mil pesos por semana.
(Con información de El Universal.mx e Informador.com.mx)

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado