martes, 12 de marzo de 2013

Oaxaca: Trato denigrante a familiares de reos

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) emitió la recomendación 03/2013 a la Secretaría de Seguridad Pública de la entidad, por el “trato cruel, inhumano y degradante” que personal del Reclusorio Regional de Miahuatlán de Porfirio Díaz cometió contra tres mujeres y un menor.
De acuerdo con el expediente DDHPO/1144/(13)/OAX/2012, las mujeres y el niño de tres años fueron vejados cuando acudieron al penal para visitar a sus familiares.
El 16 de agosto de 2012, una de las víctimas relató que aproximadamente a las 10:00 horas, en compañía de otras dos mujeres, su hijo de tres años y dos personas más, las obligaron a pasar una “revisión” denigrante.
El personal penitenciario, dijo, les pidió su credencial de elector y posteriormente les dieron una ficha para que pudieran ingresar.
Después de ello, la mujer “entró a un cuarto de revisión donde la celadora que ahí se encontraba le ordenó que se quitara la ropa, incluyendo el brasier y la ropa interior, y que hiciera tres sentadillas, lo que así hizo, luego de lo cual la celadora le dijo que se podía vestir y le permitió ingresar al reclusorio”.
La quejosa refirió que el personal de custodia del reclusorio de Miahuatlán le ordenó que le quitara la ropa a su hijo de tres años de edad, incluyendo la trusa, y ya desvestido el pequeño, la celadora le tocó el cuerpo.
La DDHPO determinó que tales revisiones violan los derechos humanos, debido a que contravienen lo estipulado en los numerales 57 y 79 de las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos, aprobadas por la Organización de las Naciones Unidad (ONU), ya que se convierten en tratos crueles, inhumanos y degradantes.
Consideró que con esas prácticas el personal del reclusorio transgredió los principios de legalidad, objetividad, eficacia, profesionalismo, honradez y respeto a las garantías individuales y los derechos humanos reconocidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, además de la estatal, y se tradujo en un acto de molestia hacia las  personas agraviadas, de conformidad con lo dispuesto por los artículos 14 y 16 de la Carta Magna.
Por ello, recomendó al secretario de Seguridad Pública, Marco Tulio López Escamilla, que inicie y concluya un procedimiento administrativo de responsabilidad en contra de quien se desempeñaba como director del Reclusorio Regional de Miahuatlán en la época en que sucedieron los hechos, así como de la celadora Rosa Elena López y demás servidores públicos del centro de reclusión que intervinieron.
Además, que instruya al director del Reclusorio Regional de Miahuatlán de Porfirio Díaz para que de inmediato cesen las revisiones corporales denigrantes en contra de las mujeres, establecidas como práctica reiterada en ese centro de internamiento.
También debe exhortar por escrito al director del Reclusorio Regional de Miahuatlán para que en lo subsecuente adopte otras medidas de revisión a las personas que visitan a sus familiares, como el uso de aparatos electrónicos o animales adiestrados que permitan detectar sustancias u objetos prohibidos, como armas y droga, de tal manera que no se invada su privacidad ni sea contraria a sus derechos humanos. Con ello, agregó, se evitarán revisiones que atenten contra el pudor y la intimidad de las visitas.
De igual manera, la DDHPO demandó que a los internos que se encuentran en el Módulo de Alta Seguridad se les permita estar más tiempo con sus visitas y fuera de ese lugar, para que puedan realizar las actividades educativas, laborales, culturales y deportivas necesarias para lograr la reinserción social.
Para reparar el daño de que fueron objeto las agraviadas, demandó que se les brinde la atención psicológica que en su caso requieran por los daños que pudieron haberles ocasionado y se les garantice que en lo subsecuente no se repetirán las revisiones a las que fueron sometidas.
El director del penal también deberá establecer los protocolos de revisión a la visita en dicho reclusorio, teniendo como principal criterio el respeto irrestricto a los derechos humanos de las mujeres, concretamente a su intimidad y pudor.
En otro de los puntos la DDHPO solicitó que se imparta un curso de capacitación al personal del reclusorio para que conozca sobre el respeto de los derechos humanos, así como las consecuencias de sus actuaciones en caso de vulnerar dichos derechos, haciéndole de su conocimiento que para tal efecto el organismo pone a su disposición a personal especializado en la materia.
(Con información de Proceso.com.mx)

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado