domingo, 28 de abril de 2013

Cd. de México: Por berrinche de hija de titular de Profeco, clausuran restaurant


Molesta e inconforme porque no le dieron una mesa en el momento y lugar que ella deseaba, una hija del titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Humberto Benítez Treviño, amenazó con cerrar un restaurante y envió a inspectores de esa dependencia para clausurarlo.
En su edición de hoy, el diario Reforma publica que al local, denominado Maximo Bistrot, ubicado en Tonalá 133 de la colonia Roma, llegó la joven acompañada de una amiga sin tener reservación, el viernes pasado, aproximadamente a las 15:00 horas.
Sin embargo, como el negocio estaba lleno, se le pidió a la cliente que esperara para darle una mesa, relató la dueña del restaurante, quien agregó que a la media hora se desocupó una mesa afuera pero tuvieron que asignarla a unos comensales que ya la habían pedido con anterioridad.
La señorita se molestó porque dijo que también quería una mesa afuera, explicó la propietaria.
Se le indicó a la inconforme que se le podía ofrecer una mesa adentro pero la rechazó, luego amenazó con que su padre era el procurador de la Profeco y que mandaría inspectores a clausurar el lugar.
Molesta, la joven se retiró y dos horas después se presentaron tres inspectores de la Profeco quienes colocaron tres sellos de clausura en el restaurante por supuestas anomalías en el sistema de reservaciones y el mezcal que ahí se ofrece.
El argumento para la clausura era que el mezcal sólo puede tener una especie de agave, el espadín, y que en la carta se ofrecían otro tipos de agaves, además que en la entrada no había un aviso de cómo se toman las reservaciones y el tiempo de espera para acceder a una mesa.
Los inspectores comenzaron a poner los sellos pero uno de ellos empujó a un comensal mientras lo hacía, lo que provocó el enojo de éste. Enseguida los demás clientes se molestaron y empezaron a grabar con sus celulares a los servidores públicos, quienes decidieron irse.
Luego el personal del restaurante y los comensales salieron tras ellos pero los verificadores se encerraron en su camioneta para evitar hablar con elementos de la Policía capitalina que en esos momentos llegaron al lugar.
Acto seguido, arribaron abogados de la Profeco y los inspectores salieron del vehículo y amenazaron a la dueña del local, advirtiéndole que “ahora sí a ver de a cómo nos toca”.
Finalmente la diligencia terminó en la calle y los sellos se clausura permanecerán en el restaurante hasta que se subsanen las supuestas faltas reportadas por los verificadores de la Profeco.
Esa misma tarde, en su cuenta de Twitter, Andy Benítez, la hija del titular de la Profeco, se quejó del servicio del restaurante y publicó mensajes en la red social.
Más detalles

Inspectores de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) intentaron clausurar un restaurante de la colonia Roma, luego de que Andrea Benítez González, hija del titular de esa dependencia, Humberto Benítez Treviño, se enojara porque no le dieron la mesa que quería.

Gabriela López, propietaria del restaurante Maximo Bistrot Local, ubicado en Tonalá 133, informó que la joven acudió el pasado viernes con una amiga alrededor de las 15:00 horas sin tener reservación previa y como el establecimiento estaba lleno le pidieron esperar a que se desocupara una mesa.

“Estábamos llenos y le dijimos que podía esperar a que alguna mesa se desocupara. A la media hora se desocupó una mesa afuera, pero yo tuve que sacar a unos comensales que con anterioridad me habían pedido que en cuanto hubiera mesa afuera los sacáramos porque querían fumar su puro”, explicó.

“La señorita se molestó, dijo que a ella ya le tocaba y que ella también quería afuera. Le expliqué que teníamos que seguir el orden y que le podía ofrecer una mesa adentro, y cuando la iba metiendo al restaurante me empezó a amenazar y me dijo que su papá era el procurador, que le iba a hablar y que a ver a quién le creían más”.

La joven no aceptó la mesa y se retiró, no si antes volver a presumir su relación con Benítez Treviño y asegurar que haría que clausuraran el restaurante. “Me dijo que nos iba a mandar una revisión de la Profeco porque su papá era el procurador”, indicó López.

Dos horas después, tres inspectores de la Profeco llegaron para realizar una revisión. Solicitaron información sobre el sistema de reservaciones y pidieron datos sobre la carta y las bebidas que se servían.

“Me querían clausurar con el argumento de que el mezcal sólo puede tener una especie de agave, que es el espadín, y como yo en mi carta tengo mezcales de otro tipo de agaves, me dijeron que no puedo estar haciendo eso y que por eso me iban a clausurar”, relató la propietaria.

“(Además) porque no tengo en la entrada un aviso de cómo se toman las reservaciones y cuál es el tiempo de espera que alguien tiene que aguardar para una mesa”.

Mientras los funcionarios realizaban la revisión, Benítez González en su cuenta de Twitter, en la que se identifica como Andy Benítez dio como ubicación la Profeco y se quejó del “Pésimo servicio, no tienen educación... No volvería nunca”.

En el establecimiento, los inspectores comenzaron a colocar sellos a pesar de que había comensales.

Esto, señaló Mauro Ángel Vera Romero, abogado del restaurante, provocó que los clientes se indignaran y comenzaran a grabar con sus teléfonos celulares a los inspectores, quienes interrumpieron la colocación de los sellos, tomaron sus cosas, salieron corriendo del inmueble y abordaron su camioneta.

Luego llegaron policías capitalinos, a quienes el litigante les pidió que detuvieran a los verificadores, pero éstos se encerraron en la camioneta y esperaron a que llegaran abogados de la Profeco. “Cuando llegaron sus abogados se bajaron de la camioneta diciendo que ahora sí a ver de a cómo nos tocaba. 

Los tres sellos que colocaron los inspectores, dijo López, se quedarán ahí hasta que subsane la supuestas faltas que reportaron los verificadores.

“Todo esto es a raíz de la inconformidad de una niña que no le pude dar la mesa que ella quería, a la hora que ella quería, y pues así es este país, las personas con influencias pueden hablarle a su ‘papi’ y arruinarte la tarde”, lamentó la empresaria.

(Con información de Proceso.com.mx y Zócalo Saltillo)

1 comentario :

Anónimo dijo...

No pos wow.gracias Andy Benitez por enseñarnos lo k es tener educacion y poca paciencia.como ya eres figura publica el pueblo te lo va a agradecer.

Lo más leído y comentado