viernes, 5 de abril de 2013

Zacatecas: Arturo Guardado, empresario implicado en atentado a los Monreal

La columna Teléfono Rojo, del periodista José Ureña, reveló este viernes detalles de la detención de los sujetos que pretendían asesinar a los hermanos Ricardo y David Monreal Ávila, según los cuales estaría implicado el empresario fresnillense Arturo Guardado.

Uno de los detenidos por la Procuraduría General de la República (PGR) en un hotel de la Ciudad de México, según la columna, habría señalado como responsable al hermano del ex alcalde suplente de El Mineral, Juan Carlos Guardado, desaparecido junto con su chofer desde 2011.

“El martes los dos sicarios viajaron a la ciudad de México. Uno, al parecer, venía como conductor y guía. Había servido 15 años a un empresario chilero y éste tiene cuentas pendientes con Ricardo Monreal y David Monreal desde que un hermano suyo, ex alcalde temporal de Fresnillo, Zacatecas, había desaparecido”, detalla el texto.

Agrega que los hermanos del ex presidente municipal, en especial Arturo, uno de los principales cultivadores de chile en Zacatecas, pidieron apoyo a Ricardo Monreal para localizar a Juan Carlos Guardado pero no rindió frutos, y “de ser amigos, se distanciaron. Se odiaron. Dicen que así surgió el intento del doble crimen”.

El periodista reproduce conversaciones entre los presuntos sicarios y el autor intelectual del atentado, así como declaraciones de los detenidos.

“Por la noche (del jueves) había dudas: ¿fueron cuatro los detenidos en el hotel o en total?
Al parecer son cuatro en total, uno de los cuales sería el empresario chilero Arturo Guardado. ¿Cómo dieron con él? Su empleado de 15 años –guía y chofer del pistolero-, lo clavó: -La orden me la dio mi patrón”, detalla la columna.

La PGR se ha abstenido de dar datos de los detenidos, mientras que Ricardo Monreal dará este viernes una declaración pública respecto al frustrado ataque.

Venganza, el móvil
Un grupo armado planeó el asesinato de los legisladores federales Ricardo y David Monreal Ávila, pero labores de inteligencia permitieron descubrir y frustrar el atentado, así como detener a tres presuntos sicarios en un hotel de la ciudad de México, informó ayer la Procuraduría General de la República (PGR).

Funcionarios de la dependencia revelaron que una de las líneas de investigación en torno al móvil es la venganza, relacionada con grupos empresariales de Fresnillo, Zacatecas.

Los hombres que pretendían ejecutar el homicidio siguieron durante tres días a los legisladores para establecer su patrón de actividades; incluso se documentó que acudieron al Senado de la República, para vigilar al senador David Monreal.

A través de labores de inteligencia que realizó personal del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y la PGR se obtuvieron evidencias sobre la forma en que se estaba fraguando el crimen. Se cuenta incluso con videos en los que aparecen los presuntos homicidas en sus tareas de seguimiento a los hermanos Monreal, detallaron las fuentes.

Al descubrir el plan para asesinar a los legisladores, ayer durante la madrugada elementos de la Policía Federal Ministerial montaron un operativo con más de 20 unidades en el Hotel Prim —ubicado en Versalles 46, en la colonia Juárez—, donde detuvieron a los tres sujetos, uno de ellos identificado con el apellido López Vázquez, a quien las autoridades ubican como jefe del grupo al que se le decomisaron armas, aparatos de comunicación y una camioneta que utilizarían en el crimen.

Primeras declaraciones 
En sus primeras declaraciones “los presuntos sicarios aceptaron que se encontraban en la Ciudad de México, efectivamente, para materializar los homicidios de los legisladores”, dijo Mariana Benítez Tiburcio, titular de la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales de la PGR.

Autoridades de la institución indicaron que una de las líneas de investigación que se siguen para esclarecer la autoría intelectual del fallido atentado es una posible venganza por conflictos de intereses de la familia Monreal con grupos empresariales de Fresnillo, Zacatecas, hombres de negocios que pudieran tener nexos con la delincuencia, a la que recurrieron para consumar este plan, por el que se inició la averiguación previa PGR/SEIDO/UEITA/43/2013.

La Procuraduría integró una célula operativa para que investigara este caso, y se logró ubicar a los presuntos homicidas en el Hotel Prim, donde ayer durante la madrugada “se concluyó exitosamente el operativo efectuado sin violencia”, que culminó en la aprehensión de los tres sospechosos.

La subprocuradora Benítez destacó que “las investigaciones continuarán, a fin de localizar, y consignar en su caso, a todos los presuntos responsables vinculados a estos ilícitos”.

El Hotel Prim —de mediana categoría, que cuenta con habitaciones de ocupación doble de 838 pesos—, fue el que eligieron los presuntos sicarios para hospedarse durante los preparativos de su plan, ya que se localiza a unas cuadras de la nueva sede del Senado de la República, por lo que su ubicación resultó estratégica para sus objetivos.

Personal que labora en ese hotel, del que es gerente Luis Fornazori, se negó a proporcionar detalles sobre los hechos.

El miércoles sería la ejecución 

La orden era matar a Ricardo Monreal el miércoles 3 de abril. El diputado federal estaría todo el día en reuniones en una oficina particular ubicada en la colonia Juárez. Ahí afuera estuvieron pendientes sus sicarios.

Desde el lunes pasado la Procuraduría General de la República (PGR) vigilaba “en la sombra” a Ricardo Monreal, actual coordinador de Movimiento Ciudadano en San Lázaro, y a David Monreal, su hermano, senador por el PT.

Fue el martes cuando la PGR avisó a los zacatecanos del peligro en el que estaban sus vidas. David creyó en la versión de la PGR y aceptó la vigilancia.

Ricardo dudó. Su primer pensamiento era que le estaban dando un “piquete” (un cuatro) de parte del gobierno federal, como sucedió en el sexenio pasado cuando se le vinculó con el narcotráfico, a partir de la droga que se encontró en un rancho de su propiedad en Zacatecas. Su sospecha era que retomarían esas acusaciones y por lo tanto “no caería” en su juego.

El procurador Jesús Murillo Karam tuvo que intervenir. Entonces Ricardo aceptó escuchar la versión completa de la autoridad. Vio fotos, videos y escuchó grabaciones con contenidos muy violentos y de odio en su contra.

De las imágenes reconoció a algunos, pero a uno lo ubicó a la perfección. Ese hombre, supuestamente listo para matarlo, es empleado de más de 10 años de un empresario amigo, “casi familiar”, con quien crecieron las diferencias. Ahora, el empresario de Fresnillo, Zacatecas, lugar de origen de los Monreal, lo quería muerto y era el principal sospechoso y señalado de autor intelectual del móvil.

Ya no tuvo duda. Ese martes personal de la Procuraduría General de la República le informó que los sicarios tenían su agenda de trabajo del miércoles en su oficina particular, cita por cita, por lo que la recomendación obvia era cambiar de planes. Así se hizo. Ricardo fue un rato a esa oficina —vigilado de lejos permanentemente por personal de la PGR— y después se fue a San Lázaro.

No supo más de la gente de la Procuraduría sino hasta ayer, unos minutos antes de que se anunciara formalmente la detención de tres hombres que tenían un plan para matarlo a él y a su hermano David.

El diputado habló con muy pocas personas sobre lo que pasaba. Quienes platicaron con él aseguraron que se le escuchaba asustado y preocupado, pero principalmente sorprendido por las sospechas en torno al autor intelectual. Poco habló de las causas reales del enfrentamiento con el “empresario”, como le llama.

Los Monreal se enteraron de que los hombres que tenían la misión de matarlos estuvieron permanentemente cerca de ellos.

El martes, en día de sesión en el Congreso, estuvieron afuera del Senado y de la Cámara de Diputados.

En las dos direcciones los hombres se confundían entre el mar de cientos y cientos de personas que suelen estar en el Congreso.

De las investigaciones se conoció que los hoy detenidos se hospedaban desde el fin de semana pasado en el Hotel Prim, a unas cuadras de la Secretaría de Gobernación y del Senado de la República.

El legislador Ricardo Monreal planea ofrecer hoy una conferencia de prensa para hablar sobre la situación. Sus más cercanos sostienen que el atentado hoy frustrado fue por asuntos personales, las palabras precisas son “por odio”. 
(Con información de NTR Zacatecas y El Universal.mx)

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado