viernes, 31 de mayo de 2013

Cd. de México: Hijos de narcos, entre los "levantados" en Tepito

Jerzy Ortiz Ponce, el menor de edad que está desaparecido junto con otros 11 jóvenes, es hijo de Jorge Ortiz Reyes, "El Tanque", líder de una de las bandas de delincuentes que operan en Tepito.

Además, Said Sánchez García, de 19 años y amigo incondicional de Jerzy, otro de los desaparecidos, es hijo de Alejandro Sánchez Zamudio, "El Papis", colaborador de El Tanque.

Desde hace cuatro años Ortiz Reyes está preso en el penal estatal de Hermosillo, mientras Sánchez Zamudio se encuentra interno en el penal de Santa Martha.

Autoridades señalaron que los jóvenes hijos de estos cabecillas estuvieron involucrados en un enfrentamiento en la estación del metro Chabacano, con un grupo de jóvenes regetoneros.

Sin embargo, Leticia Ponce, madre de Jerzy, afirmó ante autoridades y reporteros que el hecho de que los papás de los jóvenes desaparecidos estén enfrentando la ley, no significa que los adolescentes sean criminales.

Versiones encontradas

Después de reunirse con autoridades del Gobierno del Distrito Federal y de la Comisión de Derechos de la capital del país, los familiares de los 12 desaparecidos han dado versiones encontradas.

Unos aseguran que los jóvenes se conocían y que desde el sábado por la tarde estuvieron haciéndose llamadas telefónicas para ir a bailar al antro Heavens; sin embargo otros familiares señalan que no se conocían aunque la mayoría son de Tepito.

Leticia Ponce puntualizó que su hijo nunca le avisó que iría a un antro con sus amigos, particularmente con Said , con quien ha tenido una estrecha relación.

Aunque dijo que ella es quien mantiene económicamente a Jerzy, los familiares de Said aseguraron que el menor también trabaja como ayudante en la venta de playeras. En tanto que Said laboraba en un puesto de abarrotes y comerciaba perfumes

María Teresa Ramos Urrutia, abuela de Jerzy, confirmó que éste y Said “son amigos incondicionales y ambos son niños sanos que no se drogan ni se meten en pleito alguno; los queremos en casa cuanto antes”.

Beatriz Loza Paredes, tía de Monserrat Loza Fernández, de 28 años y una de las desaparecidas, asegura que su sobrina le avisó que iría a bailar con sus amigas.

“Ella hizo varias llamadas el sábado por la tarde para que se reunieran todos, porque todos eran amigos”, dijo.

Indicó que su sobrina no era de Tepito, sino de la colonia Moctezuma, en tanto que otros jóvenes provenían “de Aragón”.

Otro desaparecido al mediodía del domingo pasado es Rafael Rojas Marines, de 33 años, vendedor de lentes en la calle Peña y Peña. Su tía, Guadalupe Domínguez indicó que Rafael ya tenía mucho tiempo que no iba a los antros. Lina Ruiz, cuñada de Rafael, manifestó que los desaparecidos no eran “amigos al cien, pero sí conocidos”.

Temen ajustes entre dealers

El asesinato de un hombre en un bar de la Condesa, ocurrido el 24 de mayo, y el secuestro de 11 personas en un antro de la Zona Rosa, la madrugada del domingo, podrían ser dos caras de una guerra entre distribuidores de drogas.

Funcionarios de la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF), quienes pidieron el anonimato, explicaron que la principal línea de investigación es que ambos eventos forman parte de una disputa por la venta de droga entre dos células de la organización delictiva “La Unión”, asentada en Tepito.

“La Unión” surgió en el 2010, y en un principio se dedicaba a la extorsión de comerciantes en el Barrio Bravo; después comenzó a exigir cuotas a los vendedores de droga que operaban en la zona, y finalmente incursionó en la distribución de estupefacientes, actividad que mantiene hasta la fecha.

El 24 de mayo, Horacio Vite Ángel, identificado como narcomenudista de una célula de “La Unión”, fue golpeado por varios individuos en el bar Black de la Condesa y asesinado de dos disparos a las afueras del lugar.

El hombre, que según sus familiares se dedicaba a la venta de zapatos y era originario de Tultitlán, comercializaba “tachas” en el antro, a un costo de 150 pesos, de acuerdo con las indagatorias de la Procuraduría.

Para vengar su asesinato, otra facción del grupo delictivo “La Unión” planeó el secuestro de Jerzy Ortiz Ponce, de 16 años de edad, que está desaparecido desde el domingo junto con otras 10 personas que acudieron al Heavens After.

El adolescente es hijo de Jorge Ortiz Reyes, “El Tanque”, quien está preso por homicidios, secuestros, extorsiones y distribución de droga, y que desde prisión aún controla esta última actividad.

Pese a que no tiene la edad legal para ello, Jerzy Ortiz logró ingresar al bar junto con Said Sánchez, que también está desaparecido y es hijo de otro preso que está con “El Tanque” en el Reclusorio Norte.

Las indagatorias señalan que Jerzy se sentó en el segundo nivel del Heavens After, frente a una oficina administrativa y una zona VIP, en la que el encargado del lugar sólo dejaba estar a sus conocidos.

Un grupo armado de al menos siete individuos vestidos de negro lo esperaron afuera del bar, alrededor de las 10:00 horas del domingo.

Los integrantes del grupo llegaron en tres camionetas, una Lincoln, una Escalade y otra cuyo modelo se desconoce y sólo se sabe que era blanca, y estuvieron alrededor de 7 minutos afuera del antro, ubicado en Lancaster 27, casi esquina con Hamburgo, en la Colonia Juárez.

Un testigo que logró escapar relató que el personal del antro informó que había un operativo policiaco, los asistentes salieron y ese momento fue aprovechado por el comando armado para privar se la libertad a Jerzy Ortiz.

Las primeras versiones indican que cuando los hombres armados tomaron a Jerzy, su acompañante intentó defenderlo con apoyo de las otras nueve personas que vivían o trabajaban en Tepito, a quienes también se llevaron.

Sus familiares insisten en que no todos los desaparecidos se conocían entre sí, versión que ayer fue respaldada por el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del DF (CDHDF), Luis González Placencia.

Las autoridades capitalinas analizan los videos que tomaron las cámaras de seguridad de la zona, y hasta ayer sólo habían obtenido el registro de tres camionetas con las mismas características señaladas como las utilizadas en el secuestro.

Las camionetas fueron captadas por cámaras el mismo domingo, pero en otro punto de la Zona Rosa.

El Procurador de Justicia del DF, Rodolfo Ríos, aseguró que no tienen indicios de que la desaparición sea un secuestro, y que los familiares de los desaparecidos no han recibido una llamada para exigir un rescate.

También aclaró que investigan los antecedentes de los 11 desaparecidos.

“Estamos verificando todos los temas, los nombres y razón social del lugar, también estamos verificando los antecedentes (penales), estamos viendo el modus vivendi de las personas, así como están señalando las familias en dónde estuvieron”, explicó el funcionario.

(Con información de El Diario de Coahuila y La Policiaca.com)

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado