martes, 25 de junio de 2013

Atención Coahuila: Una clínica en Parras a la que hay que tener en la mira

Antes de abordar un avión que lo llevaría a la Ciudad de México, el Secretario de Salud en Coahuila, Lauro Cortés Hernández dijo que se está investigando desde el director hasta el último de los trabajadores en relación al caso de un paciente fallecido en una clínica psiquiátrica ocurrida en Parras de la Fuente, Coahuila.

Entrevistado por Radio Zócalo Saltillo, el funcionario de Salud dijo que el jurídico ya está realizando las investigaciones pertinentes y a más tardar en dos semanas se tendrían las conclusiones del caso.

Cuestionado sobre las quejas que ya pesan sobre este hospital psiquiátrico y el actuar de los empleados del lugar Cortés Hernández dijo: "Así como es injusto dejar a alguien como una medida de castigo si se la merecen, también es injusto acusar inmerecidamente".

Señaló que hay que ser muy cuidadosos para deslindar responsabiliades ya que "decían que los pacientes se golpeaban entre ellos. En este tipo de hospitales tienen un manejo específico porque atienden pacientes con enfermedades mentales y lo que podría parecer un acto de violencia podría estar relacionado con un comportamiento propio de su padecimiento".

Finalmente antes de partir dijo "vamos a esperar el dictámen del jurídico para tomar las medidas necesarias".

El hecho es que hay un paciente muerto

Los abusos y negligencia por parte del personal médico del Hospital Psiquiátrico de Parras provocaron la muerte de un interno, quien luego de recibir golpes que le dejaron un traumatismo craneoencefálico perdió la vida este lunes por la madrugada.

Ante ésta y otras violaciones a los derechos humanos de los pacientes con enfermedades mentales, la Asociación de Familiares de Usuarios del Hospital Psiquiátrico de Parras A.C. exigió la destitución del director, Domingo Soria, y la intervención urgente de las comisiones Estatal y Nacional de Derechos Humanos (CDHEC y CNDH), y de la Secretaría de Salud.

Jorge Leal San Miguel, de 53 años, era paciente desde hace dos años y según testigos fue agredido por los enfermeros Ricardo Alvarado y Joaquín Delgado, quienes laboran en el turno nocturno y que además provocaban al paciente Eloy Barragán para que lo golpeara a él y a otros internos.

De acuerdo a la denuncia de su hermana, Leonor Leal San Miguel, hace un mes personal del hospital le informó que Jorge se encontraba internado en la Clínica 6 en Parras De La Fuente, luego de que uno de los internos lo golpeara, y cuando acudió a la Clínica lo encontró aislado y con la cara desfigurada por los hematomas, por lo que decidió trasladarlo a Saltillo.

No era la primera vez que Jorge Leal San Miguel recibía agresiones dentro del Hospital Psiquiátrico de Parras. En noviembre de 2012, el departamento jurídico de la Secretaría de Salud reconoció a través de un oficio firmado por Emma Palacios Hernández que el paciente había sido agredido físicamente y pidió mayor vigilancia al paciente Eloy Barragán, por comportamiento violento.

Una semana antes, el propio Jorge le dijo a su hermana que los enfermeros lo habían agredido luego de que contara que otro paciente, Jesús Guadalupe Ibarra Martínez, “Don Lupito”, había muerto por negligencia de los enfermeros, quienes no atendieron un ataque epiléptico que le provocó la muerte.

Antecedentes para tomarse en cuenta

“A mi hermano ya lo habían amenazado, ya lo habían golpeado, fue hace un año y medio y nosotros estuvimos en la Comisión de Derechos Humanos y en la Secretaría (de Salud) y no se hizo nada, ¿con qué seguridad van a dejar ahí a los enfermos?”, cuestionó Leonor Leal San Miguel.

Jorge fue diagnosticado con un problema cerebral a los 16 años al caer de un caballo y desde entonces fue internado en intervalos semanales o mensuales en el Hospital Psiquiátrico de Parras.

Luego de la muerte de su hermano no ha recibido apoyo de ninguna índole de las autoridades coahuilenses, quienes tenían conocimiento de las agresiones de las que Jorge fue víctima, además de las malas condiciones del Centro Psiquiátrico, al que no se permite la entrada a los medios de comunicación.

Una clínica a la que hay que tener en la mira

Había comprado dos pasteles y refrescos para llevarlos al Hospital Psiquiátrico de Parras. Alicia Campos quería anticipar el festejo de cumpleaños de su hijo Mario Alberto. Era domingo 9 de junio por la mañana cuando le dieron la desagradable noticia.

Las trabajadoras sociales le informaron que Mario había sido golpeado. “Yo les dije ‘cómo no van a ver que me lo golpearon’, y me dicen: ‘señora, no nada más es su hijo, son muchos’, pero yo les dije que ‘cómo no los van a ver, para eso les pagan a ustedes para que los cuiden’, ellos dejan que se peleen, le dio en el ojo, ¿a poco no van a ver si se agreden?”.

Su hijo padece de trastorno de ideas delirantes, originario de Monclova, lleva tres meses interno en el Psiquiátrico a donde tuvo que ser canalizado por requerir un tratamiento médico y supervisión.

Su angustia la comparte con María Guadalupe Berlanga, a quien el 9 de febrero le avisaron que su esposo, Carlos González, se encontraba internado en la Clínica del IMSS por fiebre y neumonía, la misma que no fue atendida por el personal médico.

“Los enfermeros no lo atendieron, le sacaron 4 litros y medio de pus, por negligencia y él ahorita está en estado vegetal, él no se mueve para nada. Yo en mi casa tengo una cama de hospital y dedico todo el día a atenderlo, dejé de trabajar”.

La afectada prosigue: “Me dijeron que mi esposo se había caído, traía fractura de mano y traía puntos en la cabeza cuando yo lo vi… él estuvo dos meses y 10 días internado en el Seguro de Parras, luego tuve que llevarlo a su casa con dos sondas, no camina…”.

Diagnosticado con esquizofrenia, a Carlos González se le presentan microinfartos al cerebro. “Me dijeron que al tratar de agarrar a mi esposo a los enfermeros se les cayó, no se le dio apoyo por parte del psiquiátrico, él está en estado vegetal, ya no habla”.


(Con información de Zócalo Saltillo) 

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado