jueves, 20 de junio de 2013

Hidalgo: Mató a su hijastro de un año a golpes, en Mixquiahuala

Como su hijastro no dejaba de llorar, ante la ausencia de su mamá, lo tomó en brazos y lo apretó fuerte contra su cuerpo, luego lo tendió en la cama y le propinó severos golpes en el estómago, que a final de cuentas lo mataron.
Los hechos ocurridos en la colonia Veracruz, del municipio de Mixquiahuala, consternaron a familiares y vecinos de los involucrados, pues inicialmente el responsable, Francisco Javier Acosta Mendoza, de 24 años, de ocupación obrero, intentó hacer pasar el crimen por accidente.

Sin embargo, personal de la Coordinación de Investigación adscrito al Grupo Mixquiahuala, esclareció el homicidio del infante, de sólo un año seis meses, y aseguró al presunto responsable, que resultó ser el padrastro, quien terminó reconociendo que golpeó al pequeño porque no dejaba de llorar.

La alerta sobre el deceso la hicieron trabajadores de la clínica Nazaret, de esa ciudad, refiriendo que había ingresado al hospital un niño sin vida.

Tocó al doctor Víctor Serrano Monroy, dar a conocer que el infortunado, Benjamín Lucas Rosas, vivía en calle Miguel Hidalgo, sin número, colonia Veracruz, de Mixquiahuala.

Al abundar en el reporte, comentó a los agentes que el pequeño había ingresado sin signos vitales, al tiempo que informó que la madre se encontraba en shock nervioso.

De inmediato, los agentes entrevistaron a la mujer, quien sólo dijo que vio a su hijo que estaba jugando en un cuarto y poco tiempo después lo encontró inconsciente, en el piso, cerca de la cama.

Luego de las diligencias de ley, el representante social solicitó el traslado del cadáver al necrocomio de ese distrito judicial para practicarle la necroscopia, además de dar inicio a la averiguación previa 10/774/III/2013.

De acuerdo con los resultados del Servicio Médico Forense (Semefo), las causas de la muerte fueron anemia aguda secundaria a laceración hepática consecutiva a traumatismo.

Al dar continuidad a la investigación y profundizar con preguntas directas, Francisco Javier Acosta Mendoza, de 24 años, de ocupación obrero, originario de Mixquiahuala, padrastro del menor, después de contradecirse en varias ocasiones, confesó que cuando su esposa Ivonne dejó al menor, no dejaba de llorar y por eso se desesperó, lo abrazó, pero como seguía llorando, lo acostó en la cama y lo golpeó en varias ocasiones en el estómago.

Por la confesión, Francisco Javier fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público para que determine su situación legal.

(Con información de Zócalo Saltillo) 

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado