miércoles, 19 de junio de 2013

Tabasco: Mecánicos acribillados en Cárdenas; hay un muerto

Ayer, por la mañana un comando armado ejecutó a balazos al empleado de una taller de reparación de balatas y clutch, y dejó a otro herido de gravedad, luego de acusarlos de andar robando a gentes que no debían y por vender droga sin autorización.

Los ejecutores, en su escrito, se dieron tiempo para mandar la amenaza a los del Pueblo Unido Contra la Delincuencia (PUCD) y a policías judiciales que están al servicio de estos, diciéndoles que también les va a pasar lo mismo.

El comando armado, que viajaba en una camioneta de lujo color blanca, se dio el tiempo para abandonar la cabecera municipal ante la falta de interés de la policía local por implementar un rápido operativo; a unas cuantas casas, existe la delegación regional de la Procuraduría de Justicia del Estado, hasta donde uno de los baleados, moribundo llegó pidiendo ayuda.

De acuerdo a datos, el comando armado irrumpió en las instalaciones del taller de reparación de frenos y clutch denominado “Camposeco”, localizado sobre la calle Ignacio Zaragoza, casi esquina con la carretera federal, Circuito del Golfo.

Sorprendieron a los empleados Jorge Eduardo Almeida de la Cruz, de 38 años de edad, a quien abatieron a balazos, en tanto que a Juan Hernández Díaz, conocido como “Juan Coco”, lo hirieron de gravedad y éste en su desesperación por salvar su vida, huyó y logró llegar a la comandancia de la PGJE.

Los vecinos de la colonia Guadalupe Victoria se vieron sorprendidos y aterrorizados por lo que estaba aconteciendo; todos se pusieron a salvo entre sus casas y aguardaron a que los criminales desaparecieran; acusaron pues que estos iban fuertemente armados, y que se cubrían el rostro con pasamontañas.

Cuando todo pasó, arribó la policía, pero ya los vecinos y curiosos se encontraban en la zona y dieron cuenta del mensaje que los sicarios dejaron cerca del cadáver del empleado del taller que decía: Esto Nos pasó por robarle a gente que no debo y por chapulines ATTE. Z. Y también va para los PUCD y todos los judiciales que trabajan con ellos…”.

Los peritos médicos forenses se encargaron de las diligencias de ley, y aseguraron un buen número de casquillos percutidos que correspondieron a las utilizadas en armas de fuego AR-15 y 9 milímetros.

El cadáver del infortunado presentó al menos, nueve balazos en diversas partes del cuerpo; cadáver que quedó tirado enmedio del local y en un charco de sangre; del que pudo escapar, el personal de la PGJE llamó a personal médico y lo traslado a un hospital local, pero su estado de salud era grave.

Posterior a todo y como era de esperarse, arribaron decenas de elementos policíacos de diversas corporaciones; militares y federales se unieron al práctico jolgorio que se dio en el lugar del crimen y posterior a tomar datos, todos, se retiraron en direcciones opuestas. De los asesinos, se desconoció su paradero.
(Con información de La Policiaca.com) 

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado