viernes, 19 de julio de 2013

Guerrero: Por violencia y amenazas, huyen de sus pueblos más de 100 familias

Desde la tarde del miércoles, más de 100 familias de al menos tres comunidades del municipio de San Miguel Totolapan, en el norte de Guerrero, han abandonado sus casas.

¿Cuántas familias? "120". ¿Qué pasó con ellas? "Llegaron asustadas por lo que estaba ocurriendo. Grupos que llegaron repentinamente a sus comunidades, hubo enfrentamientos", explicó Bolívar Ochoa Díaz, secretario del Ayuntamiento de San Miguel Totolapan.

Este es el testimonio de uno de los desplazados:

"Mucha bala, enfrentamientos". ¿Por qué se vinieron? "Por miedo". ¿Qué dejó allá? "Dejé mi casita, mis animales. Todo" ¿Y ahora? "Ahora aquí".

Autoridades municipales confirmaron que cientos de personas llegaron a solicitar un lugar seguro para sus familias.

"Aquí los estuvimos recibiendo", afirmó el secretario del Ayuntamiento

Carlos De la Cruz, Funcionario Municipal de San Miguel Totolapan

"Rebasamos las mil gentes". ¿Todas se vinieron por la violencia? "Todas, todas, están desplazadas. No hay condiciones de seguridad para que retornen a sus comunidades".

Según las personas que dejaron sus casas, fueron advertidos que debían desalojarlas.

"Nos mandaron a decir de El Cubo que nos saliéramos que porque venían los hombres esos malos y por eso nos salimos, nos venimos para acá". ¿Qué dejó allá? "Dejé mis burritos, dejé mi milpita que sembré, somos campesinos", detalla Librado Montoya, desplazado.

"No le está importando ahorita dejar sus casas, sus bienes. Está poniendo en resguardo la integridad de su familia primeramente", manifestó Carlos de la Cruz, funcionario municipal de San Miguel Totolapan.

Las 120 familias desplazadas permanecen en la iglesia de San Miguel Arcángel, de San Miguel Totolapan en la Tierra Caliente de Guerrero.

Más detalles
Más de 600 personas abandonaron cuatro poblados de los municipios de Arcelia y San Miguel Totolapan por la confrontación de grupos delincuenciales que se disputan un corredor de trasiego de droga entre la región Sierra y la Tierra Caliente.

“Nos dijeron que nos saliéramos o nos iban a quemar adentro de nuestras casas”, dijo a Apro una mujer que junto a 120 familias dejaron todo lo que tenían para seguir viviendo.

Con el rostro desencajado y un bebé en brazos, narró que desde ayer por la tarde llegaron a la cabecera municipal de San Miguel Totolapan y buscaron refugio en la iglesia de San Miguel Arcángel, donde pasaron la noche acostados en el piso.

Sólo los niños pudieron conciliar el sueño y los adultos estuvieron en vilo por temor a que los delincuentes los siguieran y cumplieran su advertencia, refiere otra mujer desplazada por la narcoviolencia.

La mujer, de complexión delgada y voz apesadumbrada, exigió la intervención de las autoridades gubernamentales: “Queremos vivir en paz y con seguridad”, exclamó.

Narró que desde el martes se han registrado varios enfrentamientos entre grupos de civiles armados. Las autoridades no hacen nada a pesar de los reportes y las denuncias de los pobladores.

Al respecto, el secretario general del ayuntamiento de San Miguel Totolapan, Bolívar Ochoa Diaz, soltó: “Estamos frente a una situación que refleja que el país está de cabeza”.

Entrevistado en la iglesia que se habilitó como refugio, dijo que hay versiones de varios muertos en la parte serrana de este municipio, pero que ninguna autoridad ha confirmado la versión de los pobladores.

Señaló que los desplazados provienen de tres comunidades de este municipio: El Cubo, Valle Luz y El Terrero.
También en la comunidad de El Guayabo, municipio de Arcelia, se registra la misma situación, aunque se desconoce el número se personas que abandonaron sus hogares por temor a ser asesinados.

Estos cuatro poblados se encuentran en una ruta ubicada entre los municipios de Arcelia y San Miguel Totolapan, considerada como un importante corredor utilizado para bajar la droga de la sierra y trasladarla al centro del país por el estado de México, indican reportes oficiales.

Por su parte, el subsecretario de Protección Civil estatal, Constantino González Vargas, informó que los desplazados de las tres comunidades de San Miguel Totolapan suman 631 personas, de las cuales 217 son menores de edad y 414, adultos.

Entrevistado en la iglesia, el funcionario estatal dijo que ahí instalaron un albergue, donde se les brinda alimentación a los desplazados y lea entregaron colchas y cobertores.

Hasta el momento las autoridades estatales y municipales se han limitado a reaccionar para atender las necesidades básicas de los desplazados pero no saben cómo van a resolver el conflicto generado por la narcoviolencia.

Las personas desplazadas argumentaron que no van a regresar a sus comunidades hasta que las autoridades garanticen seguridad en esta región colapsada por el narco.

Hasta las 18:30 horas de ayer el gobernador Ángel Aguirre Rivero no había fijado una postura sobre este problema.

La percepción internacional
Van tres días de balaceras que se escuchan aquí en la cabecera municipal. Un grupo quemó casas y atacó a la gente, declaró un funcionario.
Unos mil habitantes de tres comunidades del estado mexicano de Guerrero (sur) fueron obligados a desplazarse durante la jornada del miércoles tras una serie de ataques armados y amenazas de grupos del crimen organizado, revelaron a la AFP autoridades locales. Habitantes de El Terrero, El Cubo y El Remanse, tres comunidades del municipio de San Miguel Totolapan, en la convulsa región de Tierra Caliente, abandonaron sus viviendas la tarde del miércoles luego de que agresiones armadas dejaron varias personas heridas y algunas casas incendiadas, informó Bolívar Ochoa, secretario general del gobierno municipal. "Van tres días de balaceras que se escuchan aquí en la cabecera municipal. Un grupo quemó casas y atacó a la gente (...) que está llorando y lamentando toda esta situación", dijo el funcionario. Las familias desplazadas son alojadas temporalmente en el atrio de la iglesia principal de San Miguel Totolapan, ubicado a 350 km de la ciudad de México, donde reciben alimentación y atención médica mientras se define un lugar para su reubicación. Algunas personas, además de temer por su vida, reportan la desaparición de sus familiares que huyeron de esas localidades en medio de los tiroteos hacia lugares desconocidos, agregó Bolívar Ochoa, quien estimó que el número de desplazados asciende a un millar. El gobierno de Guerrero no ha emitido ninguna postura sobre este hecho, pero autoridades municipales aseguraron que hay una negativa de la policía estatal para ingresar en aquella zona en busca de los grupos armados. "No hemos ido para allá porque la cosa está muy difícil, ha subido el ejército pero la policía estatal no. Es que hubo reportes de varios tiroteos y ahorita nos mantenemos pendientes sin ninguna orden para evitar bajas, pero todo es afirmativo", dijo bajo el anonimato un oficial de la policía de San Miguel Totolapan al confirmar los desplazamientos masivos. El pasado 14 de mayo se registró una balacera en ese municipio que dejó tres personas muertas, luego del secuestro de dos mujeres cuyo paradero continúa siendo desconocido. Un día antes, el subdirector local de Seguridad Pública, Raúl Valladares Díaz, fue asesinado con varios impactos de bala. Guerrero es uno de los estados mexicanos más afectados por las disputas entre grupos del crimen organizado desde que el ex presidente Felipe Calderón (2006-2012) lanzó una ofensiva militar para combatirlos, y que resultó en más de 70,000 muertos en todo el país, según cifras oficiales. Productor de marihuana y ruta de trasiego de droga hacia otras regiones del país, Guerrero es escenario desde enero pasado del surgimiento de grupos de autodefensa, que dicen haberse armado para proteger a sus comunidades del acoso de los cárteles del narcotráfico, que secuestran, extorsionan y matan a la población ante la pasividad de las autoridades.

(Con información de Noticieros Televisa, Proceso.com.mx y El Heraldo hn) 

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado