miércoles, 24 de julio de 2013

Nuevo León: Cae sacerdote pederasta en San Pedro

Un sacerdote acusado de hacerles tocamientos a nueve menores de un colegio católico de San Pedro Garza García, mientras los confesaba, se declaró culpable para lograr un juicio abreviado en el que alcanza una sentencia con la que evita ir a prisión, por tener derecho a un beneficio.

Manuel Ramírez García, de 70 años de edad, quien según un examen psicológico tiene un perfil de alta peligrosidad, compareció nuevamente ante el juez cuarto de control, durante una audiencia intermedia del nuevo sistema acusatorio.

A casi ocho meses de los acontecimientos, Ramírez García aceptó haber tocado y besado a los niños que oscilan entre los nueve y 11 años de edad, quienes cursaban el quinto año en el Colegio “Sagrado Corazón de Jesús”, el cual está ubicado en el centro de dicho municipio.

El acusado pidió disculpas a los niños afectados y a sus padres en presencia de su defensora oficial, representantes de la iglesia, de la Procuraduría de Justicia y de personal del mismo colegio donde ocurrieron los hechos.

Previamente, Manuel Ramírez escuchó la denuncia que hizo cada uno de los afectados ante la agente del Ministerio Público que integra la carpeta judicial del caso, quien determinó que dos de los niños resultaron con grave daño sicológico por lo que les hizo el 27 de noviembre del año pasado, mientras los confesaba.

La fiscal solicitó también que se le condene al pago de 39 mil pesos por concepto de reparación de daño, a favor de los dos menores: un niño y una niña que requieren tratamiento psicológico, por 6 meses y un año, respectivamente.

Durante la audiencia, la fiscal reveló que el párroco fue sujeto a pruebas sicológicas, en las cuales se le practicaron diversos interrogatorios que arrojaron que presenta indicadores de trastorno sexual pedofílico y diversas fallas que lo marcan como una persona de alta peligrosidad.

Una fuente informó que los padres se dijeron satisfechos con que el Padre se sometiera al juicio abreviado, ya que de seguirse el procedimiento ordinario tendrían que llevar a los niños ante el juez y no deseaban exponerlos porque la afectación mental podría ser mayor al confrontarlos con su agresor.

(Con información de La Policiaca.com) 

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado