domingo, 28 de julio de 2013

Tabasco: Caso de niño dulcero da un vuelco; ahora le buscan por el lado de la explotación

El caso del niño tzotzil que fue humillado por funcionarios del estado de Tabasco ya tomó un vuelco diferente. Hay versiones encontradas de su paradero e identidad; al inicio se decía que era huérfano y se llamaba Manuel, resulta que eso es falso.

Anoche, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) y la Procuraduría General de Justicia de la entidad (PGJT) señalaron que no habían podido localizar al pequeño desde el miércoles.

Ahora se conoce que el menor se encuentra en el Centro de Atención a Menores Víctimas e Incapaces (CAMVI), acompañado de una tía y la traductora de tzotzil para que el Agente del Ministerio Público de ese lugar, Elsa Catalina Díaz Sánchez, le tome su declaración.

Al lugar acudió, a las 22.30 horas del viernes, el procurador general de Justicia, Fernando Valenzuela Pernas. También se aclaró que el menor no es huérfano y se llama Feliciano Díaz Díaz, y no Manuel.

Sólo por versiones de quien dijo ser tía de Manuel se señaló que había retornado a su comunidad en Chiapas, pero en el paraje El Romerillo, en San Juan Chamula, dijeron que no se encontraba el pequeño.

Al considerar que la tía, Manuela Díaz Díaz, aseguró que el infante no tiene padres, mediante el oficio CEDH/3V-1063/2013, la CEDH dio vista al DIF-Tabasco para que se resguarden los derechos del menor tzotzil involucrado; sin embargo, en Chiapas, se dio a conocer que el niño sí tiene mamá, quien lo esperaba de regreso en casa desde el viernes.

La CEDH remitió medidas cautelares al ayuntamiento de Centro para que adopte las acciones legales y garantice la integridad física y sicológica del menor, así como el resguardo de los productos decomisados.

Presumen trata de personas
Sin sustentarlo con algún indicio, la CEDH de Tabasco señaló que en el caso del niño tzotzil que obtuvo notoriedad en un video donde es maltratado por inspectores municipales, existe la presunción de ser objeto del delito de trata de personas, en su modalidad de explotación infantil.

En un comunicado, señaló que el organismo presentó la demanda e inició la averiguación previa APCAMVI-II-537/2013, en la que se denunció también el abuso de autoridad de los inspectores municipales.

La demanda del organismo ante la Procuraduría General de Justicia fue “por la posible comisión de los delitos de trata de personas, en su modalidad de explotación infantil, así como abuso de autoridad”.

Reaparece "Manuelito"
Ayer en la madrugada apareció sano y salvo el niño indígena vendedor de dulces que fue vejado por un inspector del ayuntamiento de Centro, en Tabasco.

El menor conocido como “Manuelito”, pero que en realidad se llama Feliciano Díaz, fue localizado el viernes por la noche, después de que convencieran a su tía de nombre María de recibir el apoyo por parte del DIF Tabasco.

Julio Hernández, líder de los ambulantes de la Zona Luz de Villahermosa, explicó que la tía de “Manuelito” se le acercó para pedirle apoyo para su sobrino, a lo que éste, después de varios intentos, la convenció de que recibiera la ayuda por parte del DIF estatal, por lo que personal de esa institución acudió en su búsqueda para posteriormente ser trasladado al Centro de Atención a Menores Víctimas e Incapaces, donde durmió.

Feliciano Díaz acudió a las oficinas del CAMVI con su tía, así como de una traductora de la lengua tzotzil, para dar su versión de la agresión que sufrió a manos del agente de Fiscalización del ayuntamiento de Centro, Juan Diego López Jiménez, quien está prófugo luego de que la PGJ de Tabasco girara orden de presentación en su contra por abuso de autoridad, maltrato infantil y robo.

En la declaración del menor indígena estuvo presente el procurador de Tabasco, Fernando Valenzuela Pernas, quien solamente se limitó a comentar que en el caso de “Manuelito”, se va a “castigar la arbitrariedad y las vejaciones a las que haya sido sometido”.

“Con su aparición se abundará en la investigación del caso”, advirtió Valenzuela.

Testimonio

La PGJE acusa a Carmen Torres y Juan Diego López Jiménez de los delitos de “abuso de autoridad y robo con violencia moral en contra del menor Manuel Díaz”. En tanto, en la parte del video de la agresión al niño no se logra ver completa la vejación, que fue mucho mayor por parte de Juan Diego López Jiménez, asegura el camarógrafo.

De acuerdo con el testimonio de Carlos Jiménez Góngora, del canal TVX de Tabasco, no pudo grabar la parte donde se da la verdadera agresión, lo más fuerte, cuando el abusivo inspector jaloneó la canasta del niño.

En ese momento iba pasando Jiménez Góngora por el lugar y fue cuando increpa al inspector y le pide que detenga la agresión. Cuando Juan Diego jala la canasta, Manuelito se aferra a ella y el inspector lo llevó arrastrando con todo y dulces, mientras le gritaba que mejor “tirara los dulces, porque lo iba a remitir a la Policía con todo lo que traía”, ante lo cual el niño optó por hacer caso.

“Al ver que la gente le empezó a gritar y que lo estaba grabando, este cuate se sintió intimidado y lo soltó”, dijo el camarógrafo.

(Con información de El Imparcial.com y Excelsior) 

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado