domingo, 21 de julio de 2013

Veracruz: Indignación por el asesinato de un bebé a machetazos

El incidente ocurrió en la comunidad de Medellín, Veracruz; según indicaron medios nacionales, el pequeño, de un año y dos meses -a quien identificaron como Jeshua Alexánder-, recibió dos machetazos en la cabeza, y la madre - Karen Areli Cámara Juárez-, sufrió tres heridas también en la cabeza.

“Estaba mi hija tirada boca arriba con dos machetazos en la cabeza, uno en la oreja y mi nieto de un año y dos meses tenía un machetazo en la frente, estaba boca abajo y con un charco de sangre sobre la cama”, denunció la madre de Cámara Juárez.

Ambas víctimas fueron trasladadas al hospital; Jeshua Alexánder perdió la vida antes de recibir atención médica; mientras que Karen Areli permanece bajo supervisión médica, aunque salió del hospital para asistir al funeral de su hijo.

Tras ello, los habitantes de Medellín se manifestaron en la comunidad exigiendo justicia ante el crimen, e incluso amenazaron con levantarse en armas.

“Ya no aguantamos aquí. Estamos en un pueblo sin ley, ¿qué quieren, que el mismo pueblo se levante y haga justicia? Eso va a suceder si no vemos justicia. Nos vamos a levantar en armas para poder ver si hay justicia o no”, dijo uno de los familiares de la víctimas.

Más detalles

El asesinato a machetazos de un bebé de un año y dos meses ha generado una gran indignación entre los habitantes de una comunidad de Medellín, Veracruz, al grado de que han amenazado con levantarse en armas.

De acuerdo con la información de una nota publicada en el diario La Jornada, el menor y su madre fueron atacados mientras dormían, presuntamente para ser despojados de sus escasas pertenencias, en un incidente registrado en la noche del sábado pasado.

El bebé Jeshua Alexánder Fierro Cámara recibió dos machetazos en la cabeza, en tanto que la madre del mismo, Karen Areli Cámara Juárez, quedó inconsciente y en un charco de sangre a su lado.

Guadalupe Cámara Castro, abuelo de la madre del bebé, relató que cuando los encontró el menor aún respiraba, por lo que prefirió no llamar a una ambulancia y llevar a los heridos en su auto, pero al llegar al Hospital Regional de Veracruz, Jeshua ya tenía muerte cerebral, según los reportes médicos.

“Estaba mi hija tirada boca arriba con dos machetazos en la cabeza, uno en la oreja y mi nieto de un año y dos meses tenía un machetazo en la frente, estaba boca abajo y con un charco de sangre sobre la cama”, relató Cámara Castro.

Debido a la gravedad de sus lesiones, la madre del bebé fue operada y la recomendación de los doctores era que no saliera del hospital, sin embargo, este jueves fue llevada a la misa de cuerpo presente y al sepelio de su hijo luego de firmar una responsiva en el nosocomio.

La misa y el funeral se llevaron a cabo en medio de un clima de indignación total por parte los habitantes de El Tejar que se dieron cita en el lugar, (algunos de ellos con pancartas), para mostrar su repudio a ese crimen y el hartazgo ante la ola de violencia en la que viven cada día.

“Que desgracia sufrió mi familia”, dijo un familiar de avanzada edad que estaba sentado en la entrada de la iglesia.

“Ya no aguantamos aquí. Estamos en un pueblo sin ley, ¿qué quieren, que el mismo pueblo se levante y haga justicia? Eso va a suceder si no vemos justicia. Nos vamos a levantar en armas para poder ver si hay justicia o no”, dijo indignado.

Junto estaba otro familiar que también buscaba hablar con los reporteros para expresar lo que sentía y lo que quería hacer por el asesinato del bebé.

“¡Que me busquen a mí que soy un hombre grande. Me trabo con ellos a machetazos, pero que nunca se metan con un niño chiquito, y dormido!”, exclamó.

También ahí estaba un vecino que narró varios crímenes que, dijo, están sin resolver, o resueltos pero los delincuentes están libres y a la vista de todos.

“Los marinos hacen su trabajo pero el Ministerio Público los suelta. Vamos a tener que tomar por nuestras manos la justicia. Vamos a tener con quemar a un cabrón o colgar a varios”, advirtió.

El cortejo fúnebre partió hacia el panteón con jóvenes, adultos mayores y niños enardecidos que soltaban sus lágrimas, gritaban consignas contra los cuerpos de Seguridad Pública y hablaban de tomar la justicia por sus manos.

Además, en el trayecto rumbo al panteón, hicieron una parada en la sede de la comandancia municipal, donde sus reclamos se hicieron más sonoros y golpearon la puerta exigiendo la salida del comandante y de los elementos de esa corporación.

Unos metros adelante el cortejo se encontró con una patrulla detenida con tres policías, los cuales fueron increpados con gritos e insultos.

Lo mismo ocurrió frente al palacio municipal y luego el grupo se adentró en una carretera rodeada de vegetación. Los gritos iban disminuyendo a medida que aumentaban el cansancio y la sed.

(Con información de Puente Libre y SDP Noticas.com)

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado