sábado, 10 de agosto de 2013

Aguascalientes: Mató al lechero por chismes, en Rincón de Romos

Cegado por la ira, un sujeto asesinó de cuatro balazos a un repartidor de leche en Rincón de Romos la mañana de hoy al llegar a su casa a vender su mercancía, ya que unos amigos, presuntamente, le habían platicado que al producto lácteo le echaba excremento, lo cual lo molestó, aunque nunca averiguó que fuera verdad.

El individuo ni siquiera le reclamó nada al lechero, ya que al verlo llegar a su domicilio le disparó en el pecho en una ocasión y tres más en la espalda cuando éste pretendió ponerse a salvo.

Policías preventivos de Pabellón de Arteaga pasaron por el sitio justo en el momento en que se consumaba el crimen y detuvieron al pistolero, que fue puesto a disposición de las autoridades ministeriales para las investigaciones correspondientes.

El lechero asesinado fue identificado como Jorge Arturo Padilla Ramírez, contaba con 30 años de edad y tuvo su último domicilio en la calle Chiapas número 225 en Rincón de Romos.

Su presunto victimario dijo llamarse Carlos Israel Aguilera Ortega, de 34 años y con domicilio en la calle Ejército Nacional número 303 del mismo Ayuntamiento, preso por el delito de homicidio doloso calificado.

El asesinato ocurrió alrededor de las nueve de la mañana con cuarenta minutos en la vivienda del detenido.

De acuerdo a la información recabada en el lugar por hidrocalidodigital, Jorge Arturo se dedicaba a la venta de leche, la cual repartía en su camioneta Nissan Pick-Up, color tinto, modelo 2001, con placas de circulación AE-91-195.
A la hora mencionada llegó a la calle Ejército Nacional para vender el producto como todos los días lo hacía.

Una de las viviendas a las que arribó fue la de Carlos Israel, que habitaba con su mamá y su hermana, que padece de sus facultades mentales.

Sin sospechar nada, Jorge Arturo llamó a la puerta y fue el propio Carlos Israel el que abrió, llevando en sus manos un arma de fuego calibre 22.

Al ver que se trataba del lechero, sin decirle nada le disparó al pecho en una ocasión, por lo que al sentirse agredido, Jorge Arturo decidió echarse a correr hacia el poniente por la misma calle Ejército Nacional.

Sin embargo, Carlos Israel fue en su persecución y le disparó tres veces más, impactándolo en la espalda, por lo que el lechero cayó al piso mortalmente herido.

En esos precisos instantes, de poniente a oriente, circulaba la patrulla 133 de la Policía Preventiva de Pabellón de Arteaga, cuyo conductor había ido a Rincón de Romos por uno de sus compañeros que entraría a trabajar y ya iban de regreso a la Comandancia pabellonense.

En primera instancia escucharon una detonación (cuando Carlos Israel agredió al lechero en el pecho) y luego observaron cuando le disparaba por la espalda, por lo que detuvieron la marcha de la unidad, descendieron de ella y desenfundaron sus armas de fuego de cargo para amagar al pistolero y exigirle que la tirara al piso, tras de lo cual procedieron a someterlo y detenerlo, confiscándole el arma homicida.

Los uniformados reportaron los hechos a su base en Pabellón de Arteaga y de ésta llamaron a la de Rincón de Romos para informar lo sucedido, por lo que varios oficiales se trasladaron al lugar y recibieron al pistolero detenido.
Al interrogarlo sobre el motivo de la agresión, Carlos Israel les dijo que unos amigos le habían comentado que el lechero le ponía semen y excremento a la leche y así la vendía, lo cual le dio mucho coraje y por eso lo mató.

Al sitio también acudieron paramédicos del ISSEA a bordo de la ambulancia ECO-332, que revisaron a Jorge Arturo y le detectaron signos vitales débiles, por lo que le brindaron los primeros auxilios y lo trasladaron de urgencia al Hospital General de Rincón de Romos para que fuera atendido.
Empero, al ingresar al área de urgencias y comenzar a ser atendido cayó en paro cardiorespiratorio y falleció a causa de los cuatro balazos recibidos, consumándose así su homicidio.

Las autoridades ministeriales fueron enteradas de lo ocurrido, por lo que el Ministerio Público acudió a dar fe del deceso del lechero y mientras agentes del Grupo Homicidios realizaban las pesquisas iniciales, elementos de Servicios Periciales levantaron el cadáver y lo trasladaron al SEMEFO para la práctica de la autopsia de ley.

El detenido, por su parte, fue puesto a disposición del AMP para que respondiera por el crimen.
(Con información de Zócalo Saltillo) 

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado