jueves, 29 de agosto de 2013

Quintana Roo: Caen secuestradores en Cancún; contactaban a sus víctimas en Facebook

Una banda de secuestradores que contactaba a sus víctimas por la red social de Facebook fue desarticulada esta semana por el grupo antisecuestros de la Policía Judicial del Estado (PJE), y tras un operativo que implementaron en una casa de seguridad de la Región 233 se logró la liberación de un joven de 21 años. Los plagiarios confesaron otros tres secuestros, uno de ellos en Valladolid, Yucatán.

Los presuntos plagiarios responden a los nombres de Mauricio Izaguirre Sezati, de 42 años, originario del Distrito Federal, jefe de los plagiarios; Wilbert Israel Escamilla Palomo, de 24 años, de Mérida Yucatán; Héctor Manuel Bravo Gamboa, 49 años, oriundo del Distrito Federal; y Daniel de Jesús Espejel, de 39 años, también de la capital del país. A los cuatro sujetos se les inició la averiguación previa 4192/2013 por el delito de secuestro.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) develó los detalles del modus operandi del grupo delictivo: una joven de nombre Saraí contactó via Facebook a A.A.M., se comunicaron por Whatsapp, después se reúnen en un bar que identificaron las autoridades como “La Hija de Cuauhtémoc”.

Saraí lo invita a una fiesta en casa de unos amigos en la Región 233. El agraviado narró que cuando llegó a la casa había tres sujetos afuera de la vivienda, dos en la puerta y otras dos adentro, entre ellos una mujer de nombre María Fernanda Puerto Ávila, de 18 años.

La supuesta amiga se los presenta como sus amigos, ingresan al inmueble, ella se va al baño y otra mujer se retira del lugar. En ese momento los sujetos que estaban en el lugar se le van encima, lo golpean y lo someten.

Le cubren los ojos con cinta industrial, las manos con canela y le ponen unos grilletes en los pies. Le ordenan que se calme porque si no le cortarían los dedos. Le ponen una pistola en la cabeza, que posteriormente se confirmó que era de plástico.

El señor J.I.A.L. reportó, el pasado 23 de agosto, que su hijo había salido y no había regresado. Ese día alrededor de las 18:00 horas empezó a recibir llamadas, donde sujetos le pedían 500 mil pesos por liberar a su hijo. Después le solicitaron un millón de pesos.

Tras las investigaciones de la unidad antisecuestros de la PGJE, lograron ubicar el domicilio antes referido, donde lograron rescatar al joven y detener a los presuntos responsables.

(Con información de Sipse.com) 

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado