viernes, 23 de agosto de 2013

San Luis Potosí: Libre sacerdote acusado de violación y homicidio de una adolescente

Por insuficiencia probatoria, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó la excarcelación del sacerdote José Carlos Contreras, quien enfrentaba cargos por el homicidio y la violación de una adolescente en San Luis Potosí.
El prelado abandonó el pasado miércoles 21 el penal de La Pila, donde estuvo recluido cuatro años.
En declaraciones a la agencia Notimex, el sacerdote dijo que nunca perdió la fe y confió siempre en su inocencia.
“Siempre confié en mi inocencia, nunca perdí la fe, ahora lo que debe pasar, es buscar a los verdaderos responsables de la muerte de Shantal, pues es un delito que no puede quedar impune”, agregó.
Aseguró que ahora, junto con la congregación salesiana, orarán para que el asesinato de la joven sea esclarecido, pues reiteró que se debe de buscar la justicia y a los responsables de este homicidio.
Shantal González López fue reportada como desaparecida el 20 de octubre de 2007 y días después apareció su cadáver.
Más detalles
Con cuatro votos en favor y uno en contra, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (Scjn) otorgó un amparo liso y llano al sacerdote salesiano José Carlos Contreras Rodríguez, quien había sido sentenciado a 33 años y seis meses de prisión por la jueza sexto penal de San Luis Potosí, Juana María Castillo, quien lo encontró culpable de la violación y asesinato de la joven alumna Itzachel Shantal González López, en octubre de 2007.

El sacerdote del Instituto Salesiano Carlos Gómez fue detenido e ingresado al penal de La Pila el 7 de octubre de 2009, dos años después de los hechos ocurridos en el plantel educativo. La SCJN determinó que "fue acusado sin pruebas de la violación", y que "las pruebas que presentó la Procuraduría General de Justicia del Estado se basaron en indicios fuera de lógica y carentes de sentido común", según el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

El sacerdote Contreras Rodríguez fue detenido cuando era director de primaria del Instituto Salesiano, tras una serie de pruebas y denuncias del ex policía Julio Ceballos Alonso, quien acusó a la Procuraduría de Justicia de "extraviar" y "manipular" datos de la investigación y pruebas de la escena del crimen. El entonces procurador Cándido Ochoa Rojas había sido el abogado defensor del sacerdote salesiano.

Los hechos que conmocionaron a la sociedad potosina ocurrieron el 22 de octubre del 2007, cuando el cadáver de la joven estudiante de primer año de bachillerato, Itzachel Shantal González López, de 16 años de edad, fue encontrado a las 8.00 horas en el salón de usos múltiples del Instituto Salesiano, luego de que el sábado 20 había sido reportada como desaparecida tras haber acudido a la práctica de porras, equipo del que formaba parte.

Había sido asesinada y violada. Le dieron un golpe en la cabeza y la asfixiaron con el cordón de su mochila.

La profesora Margarita Tonatzin del Carmen Martínez Cárdenas aseguró que la joven había llegado 15 minutos tarde a la práctica y "había estado al pendiente de su teléfono celular en todo momento, además de mostrar una actitud poco común, distraída la mayor parte del tiempo".

Ese sábado a las 13.40 horas envió un mensaje al teléfono celular de su madre donde textualmente escribió: "ma ya stoy aquí n la escuela". Fue vista, de acuerdo a la investigación, por lo menos por seis personas, sentada en la escalinata de la entrada principal del colegio".

Sin embargo, en noviembre del siguiente año, en 2008, la vigilante del colegio en la época en que ocurrieron los hechos, María Galdina Flores Rodríguez, aseguró en su tercera declaración ante el agente del Ministerio Público del Fuero Común que había visto a la estudiante afuera de la casa de los sacerdotes salesianos, pero nunca estableció si la vio o no entrar a ese lugar.

Las investigaciones y la presión social hicieron que el siete de octubre el sacerdote, José Carlos Contreras, fuera presentado en cumplimiento de una orden de aprehensión, y el 10 de octubre se le dictó el auto de formal prisión. La Arquidiócesis primada de México nombró defensor del clérigo a Armando Martínez Gómez, presidente del Colegio de Abogados Católicos de México.

La jueza Juana María Castillo dictó sentencia contra José Carlos Contreras por considerar que las pruebas presentadas por la parte acusadora demostraban plenamente su culpabilidad.

Después de una permanente presión de la Iglesia Católica y de la comunidad salesiana, el caso fue atraído por la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Ayer, el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea dijo que analizaron con mucho cuidado las 256 pruebas que aportó el Ministerio Público contra el quejoso, "pero de éstas no se desprende una que demuestre su culpabilidad; se habla de indicios fuera de lógica y carentes de sentido común", mencionó.

El ministro José Ramón Cossío Díaz aseguró por su parte que los 296 medios de prueba no se analizaron en su totalidad, además de que el amparo debía revisarse de manera rígida, como se ha hecho en otros casos, como el de los indígenas de Acteal. "No puedo aceptar que una narrativa sustituya una revisión rígida", declaró.

Con el amparo liso y llano el sacerdote obtuvo ayer mismo su libertad del Centro de Prevención y Readaptación Social de La Pila.
(Con información de Proceso.com.mx y El Sol de San Luis) 

Lo más leído y comentado