martes, 3 de septiembre de 2013

Guerrero: 5 ejecuciones

En otro día más de violencia, cinco personas fueron ejecutados a balazos, dos taxistas, un joven y una pareja de esposos.
El primer crimen ocurrió en la colonia Ecologista, que colinda con el poblado de La Venta, donde un hombre fue hallado asesinado a balazos en un camino de terracería.
El reporte fue recibido por los policías a las 9 de la mañana y al llegar hallaron al joven de unos 20 años tirado en el piso, con dos impactos de bala en la cabeza.
La víctima tenía un tatuaje en forma de estrella en el estómago y otro en el brazo izquierdo; vestía una bermuda de mezclilla y playera negra, la cual tenía estirada hacia la cabeza.
La zona fue acordonada por policías estatales y municipales con un listón amarillo con la leyenda: “Prohibido el Paso”, mientras un perito de la Procuraduría General de Justicia del Estado y un agente del Ministerio Público realizaban las diligencias.

Familiares del joven acudieron al Servicio Médico Forense para reclamar el cuerpo y denunciaron que hombres vestidos de policías municipales llegaron a su casa en la colonia Emiliano Zapata, ayer por la madrugada, y con amenazas “lo sacaron y se lo llevaron, después apareció muerto”.
En otro caso, a la 1 de la tarde se reportó el asesinato del taxista Julio César Pastrana Mandujano, en la Y Griega, en la colonia Garita, frente al módulo de la Policía municipal que está sin servicio.

Al llegar al lugar, los agentes encontraron a Pastrana Mandujano, de 26 años, tirado en la banqueta, frente a las escaleras del puente peatonal y abajo del sitio de taxis Eclipse, de la Organización de Taxistas Unidos de Banda Civil.
Frente al cuerpo estaba estacionado el taxi azul con blanco, con el número económico 3640 y placas de circulación 4649-FFB, del cual era chofer.
De acuerdo con versiones policiacas, Julio César Pastrana estaba sentado en la banca del sitio de taxis cuando hombres armados llegaron y le dispararon en la cabeza y pecho. En el lugar no fueron encontrados casquillos percutidos.

Antes de que el cuerpo fuera levantado por trabajadores del Servicio Médico Forense, uno de los familiares le reclamó a un policía municipal que acudió al lugar que ellos (los agentes) observaron la agresión y no hicieron nada para detenerlos (a los agresores).
Taxistas y vecinos se acercaron a la zona acordonada con un listón rojo donde con asombro y temor observaron el cuerpo mientras se realizaban las diligencias.
El cuerpo fue levantado y trasladado a las instalaciones del Semefo para la necropsia de ley, mientras que el taxi fue llevado a los patios de la Fiscalía Regional.
Dos horas después, otro taxista fue baleado en la colonia Plácido Domingo, cerca del poblado de La Venta, quien murió minutos después en el hospital.
El taxista Faustino Cruz Reséndiz, de 45 años, fue atacado a balazos cuando manejaba el taxi Volkswagen rojo con blanco, con número económico 560 y número de placas de circulación 3568-FFR.
Los policías que llegaron al camino principal de terracería hallaron, a un costado del taxi, a Cruz Reséndiz con dos disparos en la cabeza pero aún vivo, por lo que fue trasladado a un hospital en una ambulancia de Bomberos, donde falleció.

Una hora y media después, un matrimonio fue asesinado a balazos en la colonia Las Parotas, cuando viajaban en su automóvil.
Los policías llegaron a la avenida de Las Parotas y se percataron de que estaba parado y chocado un Chevy azul con placas de circulación HFB-3771, y adentro hallaron a Ever de Sancha, de 50 años, quien era maestro y quedó en el asiento del conductor y a Maura Valle Rendón, de 45, del lado del copiloto, recargada encima del hombre; ambos tenían disparos en la cabeza y pecho.
En el asiento trasero los agentes hallaron a una niña de un año llorando y asustada, por lo que fue entregada a los familiares que llegaron al lugar.
Según fuentes policiacas, Ever de Sancha observó que era perseguido por hombres armados en otro automóvil, pero al tratar de huir le dispararon y el vehículo donde viajaban se fue de reversa y chocó contra un poste.
De acuerdo con una de las primeras versiones, Maura Valle Rendón trabajaba en el Centro de Estudios Tecnológicos del Mar (Cetmar) que se encuentra en Pie de la Cuesta.

Otro ataque ocurrió cerca del medio día, en la colonia Unidos por Guerrero, ubicada en la periferia, donde fue herido a balazos Juan Molina Carmona, de 30 años, quien trabaja como “checador” de camiones urbanos de la ruta Puerto Marqués-Sector 6.
Molina Carmona fue baleado por hombres armados que huyeron por la calle Juan Escutia, y el “checador” tuvo que ser trasladado a un hospital.

3 muertos en Coyuca de Catalán
Tres personas fallecieron cuando hombres armados intentaban levantar a un campesino, en la comunidad de Piedra Parada municipio de Coyuca de Catalán, y el padre de éste disparó y mató a un secuestrador, lo que provocó una balacera que terminó con la vida de los dos.
Según el informe oficial, a las 11 de la mañana, cerca de la entrada del pueblo, dos personas se encontraban en el campo, y llegaron sicarios que intentaron levantarlos, pero al tratarse de defender fallecieron.
Entre los muertos se encuentra Pablo Palacios Avilés y su hijo Pedro Palacios de Nova, de 50 y 35 años, del mismo pueblo, campesinos, que quedaron tirados junto al cuerpo de una tercera persona.

El otro era un hombre de aproximadamente 40 años, que iba encapuchado. Vestía pantalón de mezclilla, una playera blanca con rayas rojas, y una chamarra de mezclilla, con huaraches. Nadie de la localidad pudo identificarlo. Llevaba entre sus ropas una cinta industrial y cuerdas.
Al momento en el que llegaron los policías no encontraron ningún tipo de armas. Pero sí una funda de pistola. Solamente encontraron cartuchos percutidos calibre 45, con los cuales presuntamente asesinaron al padre y el hijo, mientras que el encapuchado tenía impactos calibre 22.
Presuntamente vieron a personas con armas que pasaron en un vehículo, y el reporte quedó en manos del Ejército y la Policía del Estado, y de los agentes de la Procuraduría de Justicia.

El cuerpo de la persona que no identificaron fue enviada a Coyuca de Catalán y quedó en manos del Ministerio Público, en espera de que alguien lo reclame.
Pablo Avilés era conocido en el pueblo como alguien altruista, pues en mayo del 2012 donó un predio para un panteón, y firmó un contrato con el Ayuntamiento, para que se efectuara el trámite.
Piedra Parada está a 15 minutos de la cabecera municipal, por la carretera a Zihuatanejo hay una desviación de menos de 300 metros para llegar al pueblo.
(Con información de El Sur y Novedades Acapulco)

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado