viernes, 22 de noviembre de 2013

Edo. de México: Mató a su madre a machetazos, en Tlalnepantla

"La ma­té por­que era una bru­ja", así de ma­ne­ra cí­ni­ca y sin el más mí­ni­mo arre­pen­ti­mien­to lo di­jo a la po­li­cía, de­se­qui­li­bra­do su­je­to mo­men­tos des­pués de que fue de­te­ni­do por ha­ber ase­si­na­do bru­tal­men­te a ma­che­ta­zos du­ran­te una dis­cu­sión a su pro­pia ma­dre; du­ran­te el mis­mo con­flic­to fa­mi­liar, di­cho su­je­to tam­bién ata­có a ma­che­ta­zos a su es­po­sa y la de­jó le­sio­na­da, de­bi­do a que tra­tó de de­te­ner­lo pa­ra evi­tar la tra­ge­dia.

El te­rri­ble dra­ma fa­mi­liar que cos­tó la vi­da de quien fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Ge­no­ve­va To­rres Al­da­pe, de 58 años de edad, se re­gis­tró es­ta ma­dru­ga­da, al fi­lo de la una de la ma­ña­na, en el in­te­rior de su do­mi­ci­lio, ubi­ca­do en el nú­me­ro 15 de la ca­lle Vi­cen­te Gue­rre­ro, en la Co­lo­nia San Mi­guel Chal­ma, en los lí­mi­tes del mu­ni­ci­pio de Tlal­ne­pan­tla y la De­le­ga­ción Gus­ta­vo A. Ma­de­ro del Dis­tri­to Fe­de­ral.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que de acuer­do a las ver­sio­nes que dio Li­lia­na Ro­drí­guez Her­nán­dez, de 26 años de edad, es­po­sa del ma­tri­ci­da Car­los Abra­ham Con­cha To­rres, de 28, se en­con­tra­ban tran­qui­la­men­te den­tro de su do­mi­ci­lio, ca­si a pun­to de ir­se a dor­mir, cuan­do su ma­ri­do co­men­zó a dis­cu­tir aca­lo­ra­da­men­te con su ma­dre por pro­ble­mas fa­mi­lia­res.

De­bi­do a que su es­po­so cons­tan­te­men­te dis­cu­tía con su ma­dre por­que con­si­de­ra­ba que era "una bru­ja", ya que se­gún él lo te­nía em­bru­ja­do, di­jo la ate­rra­da mu­jer, no le to­mó ma­yor im­por­tan­cia al asun­to y se me­tió a su re­cá­ma­ra, en es­pe­ra de que ma­dre e hi­jo ter­mi­na­ran con su dis­cu­sión.

Sin em­bar­go, agre­gó, a di­fe­ren­cia de otras oca­sio­nes no­tó que su es­po­so es­ta­ba más vio­len­to y cuan­do es­cu­chó que su sue­gra gri­ta­ba de­ses­pe­ra­da­men­te y pe­día ayu­da, rá­pi­da­men­te sa­lió de su re­cá­ma­ra pa­ra sa­ber qué es­ta­ba pa­san­do y en ese mo­men­to ate­rra­da se que­dó cuan­do des­cu­brió que su ma­ri­do es­ta­ba ata­can­do a ma­che­ta­zos a su pro­pia ma­dre y que in­ten­ta­ba ase­si­nar­la.

An­te tal si­tua­ción, di­jo la ate­rra­da mu­jer, co­rrió y tra­tó de de­te­ner a su en­lo­que­ci­do es­po­so pa­ra evi­tar que ase­si­na­ra a la au­to­ra de sus días, pe­ro no lo­gró su ob­je­ti­vo, pues es­ta­ba com­ple­ta­men­te tras­tor­na­do y prác­ti­ca­men­te po­seí­do por "el de­mo­nio", al gra­do que tam­bién a ella la ata­có y le ases­tó dos ma­che­ta­zos en la ca­be­za.

Al ver en pe­li­gro su vi­da y he­ri­da, sa­lió co­rrien­do a la ca­lle pa­ra pe­dir au­xi­lio y en cuan­to les co­men­tó a va­rios de sus ve­ci­nos lo que es­ta­ba ocu­rrien­do den­tro de su ca­sa, es­tos rá­pi­da­men­te pi­die­ron el au­xi­lio de la po­li­cía, por lo que mi­nu­tos más tar­de arri­ba­ron al in­mue­ble los tri­pu­lan­tes de la pa­tru­lla mu­ni­ci­pal 1123, cu­yos ele­men­tos en­tra­ron pa­ra de­te­ner al de­se­qui­li­bra­do su­je­to, quien pa­ra ese mo­men­to ya ha­bía ma­ta­do a ma­che­ta­zos a su pro­pia ma­dre.

Cuan­do los uni­for­ma­dos so­me­tie­ron y le qui­ta­ron el ma­che­te al de­se­qui­li­bra­do su­je­to, és­te iró­ni­ca­men­te, con lu­jo de ci­nis­mo y sin re­ca­to con­fe­só que ha­bía ase­si­na­do a ma­che­ta­zos a su pro­ge­ni­to­ra y ex­pre­só: "la ma­té por­que era una bru­ja".

An­te tal con­fe­sión, los po­li­cías mu­ni­ci­pa­les que no po­dían creer que di­cho su­je­to hubiera ase­si­na­do con tan­ta sa­ña a su pro­pia ma­dre, lo su­bie­ron a una pa­tru­lla y tras­la­da­ron a las ins­ta­la­cio­nes del cen­tro de jus­ti­cia lo­cal, don­de que­dó a dis­po­si­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, a fin de que sea es­ta ins­tan­cia la que en las pró­xi­mas ho­ras de­ter­mi­ne su si­tua­ción ju­rí­di­ca.

(Con información de La Prensa)

No hay comentarios. :

Lo más leído y comentado